preloader

Efectos adversos de las técnicas y métodos de seducción

¿Es bueno o es malo utilizar técnicas de seducción? ¿Realmente funcionan?

Desde que las teorías de seducción se pusieran de moda con el lanzamiento del libro “El Método” de Neil Strauss no han dejado de proliferar gurús que con mayor o menor atino, han ido ampliando el catálogo de posibles rutinas y técnicas prefabrica para ser ofrecidas en la red como la píldora mágica del éxito en seducción.

La idea del método y sus sucedáneos es muy atractiva en términos de marketing: rápido, fácil, llamativo y sin calentarte la cabeza. Tres pilares que venden mucho en cualquier negocio.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. En mi experiencia personal de 17 años aprendiendo y 10 instruyendo, tanto yo como de cientos de mis clientes que han probado este tipo de enseñanzas, hemos visto como los perjuicios a largo plazo acaban superando ampliamente a los beneficios. No obstante, no nos lancemos al drama todavía y veamos sus funciones positivas.

Estos métodos y técnicas de seducción en los que mucho ponen su fe y confianza para conseguir seducir mejor como hice yo, aportan un impulso inicial muy beneficioso para superar la timidez y los miedos. El pensamiento suele ser: si este tío que tanto liga en internet me dice que esto funciona, voy a lanzarme a hacerlo. Algo beneficioso en términos de acción, ya que el problema principal es que esa persona no afrontaba sus temores. Por lo que con unas ruedecitas en la bici, se aventura a montar en ella y empezar a rodar.

Sin embargo, y aquí está la clave todo, a medio y largo plazo, cuantas más ruedecitas ponemos a la bici, menos movilidad tenemos. Lo que en psicología y en la filosofía espiritual podríamos nombrarlo como una ausencia de libertad creativa, debido a un amplia serie de condicionamientos externos. Reduciendo la confianza en la propia creatividad al apostar por decir y hacer lo que lo que el gurú de turno propone. Algo que dicho sea de paso, destruye el propio liderazgo en el área.

Veamos algunos puntos clave que he ido detectando y tratando a lo largo de mi experiencia profesional, conociendo a gran cantidad de chicos muy frustrados después de años apostando por aprender seducción de esta forma (muchos más de 5 años, cuando supuestamente esto era rápido y fácil):

Obsesión con el valor y la imagen que dan a los demás

Estas teorías de seducción suelen apostar por el todo o nada de las técnicas de superación americanas de la postguerra. O eres un macho alpha y un ganador descendiente de Zeus todo poderoso, o eres un frusco. Tienes que ser un tío de valor y evitar a toda costa todo lo que te haga ser percibido como que no tienes valor. Una base que puede parecer acertada, pero que genera un efecto tóxico muy nocivo ensalzando el ego y lo que es peor, generando un virus de dudas e inseguridades constantes ante la pregunta: ¿haciendo esto estaré ganando o perdiendo valor?

Métodos paso a paso

Un gurú te dice que ha estudiado durante muchos años cómo tener éxito con las mujeres y ha dado con la fórmula mágica. Tú ya no necesitas pensar demasiado, solo ve haciendo esto, esto y esto. Que luego no son 3 cosas, son 3000 con un diccionario incluido poniendo nombres a todo. ¿Resultado? Pérdida de naturalidad y flexibilidad a la hora de dejarse llevar, frustración ante un método que no se adapta bien a nivel de observación e intuición a cada interacción (porque cada una precisa pasos diferentes). Pero lo peor de todo, es que tras años de práctica que es lo que piden los defensores de estos métodos, calibrarlos para que funcionen, los resultados nunca acaban siendo realmente satisfactorios. Al contrario, suelen hacer un movimiento en V invertida. Al principio aportan confianza y crecemos, pero a la larga caemos porque nos volvemos demasiado analísticos y se generan otros bloqueos.

Técnicas y rutinas por doquier

El efecto más perverso de esta área de desarrollo personal es el que se produce al incorporar cada vez más y más recursos externos para resultar seductores y atractivos, estudiándolos a priori, mientras que la propia improvisación se ve desincentivada. El pensamiento es: quiero conseguir a esa chica, voy a hacer lo que me dice Perico de los Palotes en su vídeo, no voy a innovar no sea que me equivoque. Basando ese crecimiento en una especia de lorismo que repite y repite lo que cree que funciona. Algo erróneo si tenemos en cuenta que el mayor peso de lo que decimos lo tiene la forma de decirlo y los sentimientos que transmitimos. ¿Pero cómo vamos a transmitir emociones si estamos escupiendo algo estudiado?

Relaciones estables fracasadas

La frustración máxima viene cuando tras muchos éxitos de ligoteo, porque a ligar se va aprendiendo, te das cuenta de que como persona has crecido más bien poco.

Ese efecto se palpa criminalmente en esa gran cantidad de alumnos que he tenido que se han enamorado de chicas y al querer formar una relación con ellas, no lo han conseguido. Piénsalo: si eras un chico divertido, sexual y mordaz en los primeros compases gracias a las técnicas de seducción, cuando estas se acaban, ¿Qué te queda?

Lo que te queda es que la chica te mande a freír espárragos porque le has vendido la moto, dando una imagen externa que no se corresponde con tu realidad. Explotando así la burbuja del super alpha seductor, al que le ha costado muchos años llegar a ser ese ligón, pero que ha crecido muy poco de forma natural y real.

¿Le ocurre esto a todo el mundo?

Por supuesto, como en todo estudio, los efectos son distintos en cada persona. En otro extremo tenemos a chicos que siendo ya muy originales, divertidos y exitosos en sus vidas incluso en áreas profesionales, tras estudiar brevemente estos métodos y técnicas, ha cogido algunas cosas interesantes y han seguido apostando sobre todo por su propia originalidad. Por lo que casi todos los efectos negativos anteriores no los ha tenido, pero sí han tenido el positivo de impulsarse a ser valientes y hablar con chicas.

Recuerdo un alumno de este tipo que de por sí era una máquina a nivel social, atractivo y cultivado mentalmente. Es decir, era una persona con un elevado desarrollo personal de base. A este chico los métodos le ayudaron a lanzarse a ligar más. Tras pasar por uno de mis cursos, detectamos que había formado una estructura de seducción en la que hacía siempre más o menos lo mismo que le estaba limitando. Una vez rota esa estructura y pasado a un modelo más natural de observación, intuición y cubrir necesidades, sus resultados se multiplicaron y acabó un par de años después conociendo a una chica bellísima con la que actualmente tiene un relación estable estupenda.

Casos como este hay muchos más y entre el blanco y el negro siempre hay muchos grises. Por tanto invito al lector a no tomarse este artículo como una crítica con saña hacia los métodos y técnicas de seducción, sino como una advertencia a sus efectos adversos y una invitación a apostar por un crecimiento en términos seductivos más natural y psicológicamente sano. En mi experiencia, tanto a corto como a largo, los resultados son mejores.

Author avatar
davidjungle
Apasionado de la psicología, la poesía y la moda, David Jungle es fundador, CEO y coach en BRAVE JUNGLE. Siendo uno de sus diseñadores y el autor de la filosofía #wearebrave en la mayoría de sus artículos, poemas y relatos. Contando con más de 8 años de experiencia en coaching y 16 años profundizando en sus conocimientos en materia de habilidades sociales, inteligencia emocional, psicología y meditación. Es autor de los libros "Despierta belleza" y "Vivimos en poesía" y coautor del bestseller "Ligar por WhatsApp".

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te lo vas a creer y probablemente no te lo esperabas peeeeeero, sí, esta web también utiliza cookies para mejorar la navegación. Temas de directivas europeas y esas cosas que no interesan a nadie. Si tienes tiempo para muermos jurídicos, echa un vistazo a nuestra política de privacidad o sigue navegando tan feliz y todos contentos.
Cuéntanos
¿Quieres más información sobre
nuestros productos y servicios?