Somos un acontecimiento. No estamos definidos ni delimitados. El río suena a su paso con cantos de cisne sobre nuestras venas. No existe un final; nada nos espera porque amar no es esperar sino brotar. Acontecernos en el latido suave de los labios succionándose con ferocidad. Un océano entero cantando sus serenatas a nuestras espaldas y vagar. Caernos del horizonte para pisar el suelo más firmemente dentro de una fantasía que es más real que la propia realidad.

Suena un suspiro que agota los pulmones y la fusión es total. Ya no somos dos seres individuales. Muere nuestra identidad en fusión a esa totalidad. Ya no somos tú y yo, somos un acontecimiento. Un caña hueca por la que brota una energía que jamás podremos explicar.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *