Las necesidades sexuales de excitación y juego han ganado cada día más relevancia en nuestra sociedad. Es un huracán que tras cientos de años reprimido, desde los últimos años para acá, arrasa con su fuerza todos los cimientos que anteriormente nos condicionaron.

La liberación sexual es ya una realidad. Pero, ¿sabemos transmitirla en emociones y palabras?



Tensión sexual, la mejor aliada de tu seducción

La caballerosidad y la paciencia, no son enemigos 

La sexualidad vuelve a sus orígenes más primitivos, donde es una necesidad que podemos celebrar y satisfacer. El nacimiento energético del acto sexual, y el inicio de las nuevas vidas. Una necesidad que las grandes compañías utilicen en sus campañas de comunicación, más si echamos un vistazo a los anuncios de perfume.

Sin embargo, la mayoría de chicos que me preguntan sobre seducción confunden el respeto y el “ir despacio o ganar confianza antes de tener sexo” con la ausencia a la hora de mostrar su sexualidad.

Un alumno me decía:

—David, el otro día tuve una cita y no entiendo qué ha pasado. Estuve muy cómodo con ella. Nos reímos y lo pasamos bien, pero ahora me dice que no sintió la conexión que necesita y que prefiere que no volvamos a quedar.

—¿Sexualizaste la conversación? ¿Despertaste tensión sexual en ella?

—No, no me preocupé porque al principio ella me dijo que quería ir despacio.



—Y eso está muy bien, pero por muy despacio que quiera ir, si no consigues que se sienta atraída sexualmente, ¿no será obvio que no quiera tener una segunda cita? ¿No será obvio que tenga dudas sobre si se siente atraída por ti?

Es necesario crear tensión sexual

Cuando estamos conociendo a alguien, ya sea en un primer encuentro o un poco más adelante, tenemos que intentar asegurarnos de que perciba que con nosotros va a tener todas sus necesidades cubiertas. Y como puedes adivinar, una de ellas es la sexual.

En el caso de mi alumno, la chica con la que quedó vivía sola, le recogió en su coche, y fue vestido muy sexy y provocativa a la cita. Todos esos factores propiciaban un entorno sexual prematuro. Mientras tanto, él solo se fijó en lo que ella le dijo al principio. Que quería ir despacio. Algo que a veces las chicas sienten, o simplemente lo dicen para despistar o evitarse presiones, pero que no tiene porque corresponder con sus deseos reales si finalmente les gustamos. Lo mismo ocurre cuando seducimos a un chico.

A veces es difícil saber lo que queremos al principio, por eso es común que le quitemos importante y presión. Pero al final lo verdaderamente importante es vivir el momento cuando seducimos. Dejarnos llevar por su magia, pues cualquier acto presente puede refutar uno pasado y quitar peso a raciocinios y palabras.

Descubre qué decir cuando te rechacen sexualizando:
Responder a un rechazo sexualizando: Crea tensión sexual

Ten una actitud valiente y aventurera

Seducir requiere asumir una actitud valiente y aventurera donde todo es posible si nuestros sentidos nos lo piden. La sexualidad necesita del presente. De abandonar los pensamientos y montarnos a galope sobre su energía.

Desde mi punto de vista, por mucho que una mujer o un hombre no quiera besarnos o mantener una relación sexual en unos primeros encuentros, lo que si quiere y necesita saber es si somos capaces de despertarle atracción. Y si somos capaces ahora, demostraremos que lo seremos en el futuro, cuando verdaderamente esté lista para dar el paso hacia una relación sexual.

A su vez, poder transmitir sexualidad en nuestros encuentros hace que seamos percibidos como sabios conocedores del arte de la amatoria. Es decir, damos a intuir que el tema del sexo lo tenemos controlado. Que sabemos disfrutar de el y podemos ser buenos amantes.

¿Tienes pareja? Con más motivo, ¡sexualiza!

En cuanto a temas de pareja, saber sexualizar una conversación puede implicar muchos beneficios para que la pasión siempre esté en auge. El tiempo desgasta las relaciones, eso es evidente. Pero sin necesidad de ser un Arbert Einstein, podemos concluir que mantener la llama encendida provocará que tengamos una relación más placentera y satisfactoria donde los conflictos tengan tendencia a pasar de largo más frecuentemente. Y para eso, ¿qué mejor que darle alimento a nuestros instintos sexuales?

NO SOY BUENO PARA TI
Ejemplo en narrativa del libro: Despierta belleza

—¡Qué! Otra vez has dejado la habitación hecha un desastre, ¿no? Si no la ordeno yo cualquier día nos encontramos uno mapaches jugando con tus calcetines —le recrimino con humor a mi marido.

—Sí, hoy he salido escopetado y me he dejado una buena jauría montada.

—Pues ya va siendo hora de poner el despertador un poco antes o de no dejarse la ropa tirada cada vez que nos la quitamos.

—Tienes toda la razón. Aunque ya que hablas de quitarnos la ropa, creo que sería un buen aliciente para volverme más ordenado que nos la quitemos ahora. Podemos quitárnosla, dejarla en el armario y luego ya empezar a darnos calor mutuamente —bromea mientras se acerca.
Me besa y empieza a acariciarme por la cintura.

—No, estás castigado. Hoy te quedas sin jugar…

—Vale, me parece justo. Pero no me parece justo que te quedes sin disfrutar tú. Tú no estás castigada y mereces un premio —espeta provocativo mientras baja su cabeza a mi sexo y comienza a besarlo.

—Para, no…

Pero no me hace ni el más mínimo caso. Todo lo contrario, me baja el pantalón de un plumazo y a lametones comienza a succionarme.

—No pienses que por esto te vas a librar… —sulfuro excitada.

—Tranquila, mañana, pasado y cuando sea ordeno la habitación. Las veces que haga falta. Ahora déjame saborearte…

La tensión sexual es energía

Siéntela y contágiala

siente-tension-sexual

Muchos hombres y mujeres se quejan de que a las chicas solo le gustan los golfos. Pero eso no es cierto. Lo que les gusta de los golfos es que suelen ser más capaces de despertar su instinto sexual. Tienden a sexualizar más sus encuentros con ellas. Digamos que transmiten sexo por los poros, cosa que otros muchos hombres olvidan.

Así es que escuchamos esos convencionalismos que conocemos todos como: para tener éxito con las chicas hay que ser un cabrón, mi madre me decía que a las mujeres había que tratarlas con caballerosidad pero todas acaban pasando de mí, cuanto más me esfuerzo y mejor las trato menos les gusto, etc, etc.

—Las señoritas primero, por favor.

—Que caballeroso —responde con tono juguetón.

—Es lo mínimo que puedo hacer para agradecer tu compañía. Compañía que realmente estoy disfrutando, y que de buen seguro sé que aún podemos disfrutar mucho más —musita con una sonrisa que atestigua aires traviesos.

Pero no hay que ser un cabrón ni tratar mal a una mujer para seducirla. ¡Ni mucho menos! Si además de ser sexual y conseguir despertar sus pasiones eres un caballero que se preocupa por ella, la respeta y la ayuda en lo que necesite, te pondrás varios escalones por encima de cualquier Don Juan desinteresado. Es todo un contraste. Muy efectivo también para seducir hombres. Las mujeres agradables y amables que a su vez esconden un aire travieso y sexual nos encantan. La clave: Despertar emociones.

Más sobre cómo ser atractivo para enamorar en:
Personalidad atractiva: Actitudes para ser magnético

Sé imprevisible

Ya hemos dicho que ser caballeroso, o en el caso de las chicas, ser amables y joviales, es un rasgo atractivo. No obstante, a veces se asocian estas cualidades a aburrimiento o inseguridad cuando nos olvidamos de jugar, o no jugamos por miedo a ofender.

La conversación a la hora de ligar es una juego dialéctico que requiere de valentía y naturalidad. Lo que nos ayuda a ser más ingeniosos e imprevisibles. Debemos alejar de nuestra mente el miedo al rechazo, y empezar a ver el rechazo como una oportunidad para ser más atractivos con nuestra forma de responder ante ellos. Sobre esto puedes descubrir más en este artículo: Rechazo amoroso: Qué hacer y qué decir cuando te rechazan.

De este modo cualquier hombre sin necesidad de ser un picaflor puede transmitir una potente sexualidad si aparta sus miedos, comienza a ver la seducción como un acto divertido, y se muestra complaciente a mostrar sus intenciones.

—Me caes muy bien, pero hace poco que lo dejé con mi novio y prefiero ir despacio.

—Me parece una gran idea. Aunque si te digo la verdad, lo último que he pensado al verte es en ir despacio. Seguro que esa profundidad con la que me miras tiene algo de culpa.

—¿No te suelen faltar palabras para provocar verdad?

—Únicamente me limito a ser sincero. No voy a presionarte. Entiendo tus preocupaciones y por lo que puedes hablar pasado. Ahora, discúlpame si me cuesta no expresar lo que me haces sentir.

 Más en mi artículo:
Cómo ser más atractivo seduciendo juguetón e imprevisible

Nos gusta sentirnos deseados



Hazla sentir seductora

A cualquier mujer le gusta sentirse deseada y que es capaz de despertar ese volcán sexual energético que llevamos dentro. También a los hombres nos ocurre algo parecido.

Independientemente de que queramos ir más rápido o más despacio, sentirnos seductores y seductoras poderosos nos hace sentir más confiados. Cuando otra persona nos hace sentir así, nuestra atracción hacia ella suele aumentar. Así se crea una atmósfera propicia para las conspiraciones íntimas más placenteras.

También te puede interesar:
Cómo elogiar para seducir y enamorar

despierta belleza creatividad amar

DESPIERTA BELLEZA YA A LA VENTA

¡Abre los ojos a un mundo cargado de pasión y belleza! Acompañado de 100 conversaciones en narrativa y 40 poemas en prosa, Despierta belleza nos insta a ser más creativos en nuestras relaciones sociales y trasladar ese instinto a todas las áreas de nuestra vida. Promoviendo actitudes valientes que despierten al artista que llevamos dentro desde aquello que más hacemos: comunicarnos con nosotros mismos y con los demás.

Vuélvete más sensible y déjate ir

Déjate llevar por lo que esa persona te inspira

seducir-dejarse-llevar

Fúndete con el momento. Si de verdad nos gustáis la otra persona la tensión sexual surgirá de forma natural y no tendrás por qué retener su energía. Es bonito mostrarla con tus palabras y movimientos. Déjate poner nervioso. Deja que ese volcán mueva tus cimientos interiores. El deseo no hay que esconderlo. Es muy bonito de ver y a su vez darle forma con el lenguaje.

—Me gusta mirarte. No sé si podría dejar de hacerlo — susurra mientras se acerca a ella lentamente.

—Si te acercas tanto corres peligro muñeco. No sé si estás preparado para ese riesgo —musita lentamente

al oído mientras sus tetas casi rozan su pecho cuando se inclina sobre él.

—¿Acaso merecería la pena vivir si no corriésemos riesgos como este?

—A veces es mejor contenerse un poco, no queremos que te alteres demasiado. ¿Verdad?

—Te equivocas. Ya estoy bastante alterado. Y si sigues mirándome de esa forma, contenerme va a dejar de ser una de mis opciones.

Empieza a besarla lenta, detenida y suavemente por el cuello, mientras sujeta su nuca con la otra mano. Ella cierra los ojos y se le escapa un suspiro jadeante. Finalmente le detiene para sostener una mirada fulminante sobre sus ojos bajando hacia sus labios.

—Me gustan tus labios. No deberías haberme privado tanto tiempo de ellos.

—No te prives, han nacido para satisfacerte —insinúa ella visiblemente excitada con aires tímidos.

Más sobre esto en:
Vivir el presente: El arte de seducir ahora

Siente y experimenta la tensión sexual

Cualquier energía se contagia. Si ríes, el mundo ríe contigo.

Pasión, instinto insaciable. Se trata primero de sentirlo, para acto seguido contenerlo e ir poco a poco liberándolo y contagiándolo. Cada palabra en sus más sensuales tonalidades puede atravesar los muros del convencionalismo. Incendiar nuestras emociones con sus redes de seducción. Pero para que las palabras nos hagan vibrar, somos nosotros quienes tenemos que sentir la vida con intensidad. Su fuego. Su emoción sexual. Imagina lo que deseas. Mírala a ella (o a él) y déjate arrastrar.

Tus palabras transmiten la energía que sientes en tu interior.

La tensión sexual nace desde una profunda sensibilidad hacia la belleza. La energía es nuestra, está en nuestro interior. Latente y viva, pero dormida. La otra persona a través de sus formas, y sobre todo, sus actos, movimientos y palabras, provoca que nuestra mente se ponga a trabajar y nos haga imaginar. Nuestra mente se adueña de nuestra energía sexual para lanzarla hacia un vuelo alto y ciego sin temor de caída.

Para seducir con labia, puedes ver mi guía:
El don de la labia

Busca siempre la emoción

Provócala hacia la aventura

La vida nos impone demasiadas estructuras y reglas. Cerrada y encorsetada en múltiples quehaceres y banalidades. Falsas apariencias, sonrisas falsas, palabras falsas. Copiamos basura día a día y la vamos arrastrando como si esas palabras fuesen nuestras. La seducción debe ser una liberación de ese mundo que cada día vivimos como si ya lo hubiésemos visto antes.

—Eres una chica muy bonita, pero demasiado joven para mí —dice él dando la batalla por perdida. Una sensación de tristeza le llena, pero decide hacer lo correcto. 19 años son muy pocos para un hombre de 36.

—¿Te gusta la fruta? —pregunta ella dejándole bastante desconcertado. Sonríe ante su desconcierto—. A mí me encanta. Siempre me ha gustado, más incluso que cualquier clase de dulce. Pero apenas ni sé ni me pregunto cosas sobre ella.

—No te entiendo, me dejas algo confundido. ¿Qué tiene que ver eso con lo que te acabo de decir?
Ella mira al suelo exponiendo una timidez juguetona.

—Tiene mucho que ver. A veces las cosas pasan. Yo no sé nada de fruta, pero me encanta saborearla. Con eso me vale —se muerde el labio y le mira embelesada a los ojos.
Él comienza a sentirse seductor y siente como la excitación comienza a inundar sus sentidos. Siente que quiere protegerla y mimarla. Nota el deseo de abrazarla. Percibe que su vida encorsetada no tiene sentido, y que la juventud de ella entiende más de vivir que todas sus posibles razones. Sonríe fascinado, y suspira.

Evita ser racional

La tensión sexual que parte de la seducción es una corriente opuesta a lo racional. Es una provocación de emociones intensas. No un contrato de seguros. Necesitamos dejar marchar el globo de nuestros pensamientos. Soltarlo y verlo volar hasta desaparecer. Abandonar todo freno. Mirar a la otra persona y sentirnos abrazados y unidos por la energía se crea en la conexión de nuestros mundos.

HAZME VOLAR CONTIGO
Ejemplo en narrativa del libro: Despierta belleza

—¿Sabes una cosa? —le pregunto entre susurros mientras me acerco a ella. Despacio… muy despacio. La atravieso con un mirada directa y penetrante. Una mirada que desde ella nace y por ella existe. Ya me da igual nuestra diferencia de edad. ¿Qué importa? He captado su mensaje. Viajemos juntos a una edad dorada.

—Creo que tienes toda la razón —prosigo diciéndole con tono dominante—. Hazme volar contigo a ese maravilloso mundo que escondes. Ese en que no existen porqués pero la vida vibra.
Siento mi voz calmada y profunda entre un nerviosismo que me cuesta esconder. Casi no lo puedo creer, pero esto ya es irrefrenable. Quiero dejarme arrastrar… Dejarme socorrer por el salvavidas de su contoneo.

—Eres mi filósofo preferido —sonríe ella divertida—. Aunque no conozco a otro. Bésame, por favor. O si no, pienso obligarte.

—Ya decía yo que eso de pedir las cosas por favor no te pegaba mucho —respondo sin poder contener mi alegría.

Escapando por mi rostro el niño ilusionado que llevo dentro.

—Cállate de una vez —espeta ella mientras se inclina sobre mí para regalarme el más dulce y lento de los besos.

Sin cerrar los ojos. Dejándome náufrago de sus contagios infantiles.

Descubre más sobre tensión sexual en:
Seducir para generar una conexión intensa

Transmitir tensión sexual

Usa un lenguaje no verbal sexual

Al final de este artículo te dejaré un vídeo cómo ejemplo de lenguaje no verbal sexualizador. No obstante, es sencillo, no es necesario obsesionarse con el lenguaje no verbal.

La clave está en que nuestros gestos sean más lentos y calculados. Si la voz es aguda y apagada, por más excitante que sea lo que estemos diciendo, es difícil despertar tensión sexual. Nuestro tono de voz deberá evocar deseo y envolver con suavidad. Podemos hablar más despacio, y haciendo énfasis en algunas palabras como: deseo, débil, provocar, sexual, fuego, rendirse, caer, etc. Todas aquellas que pueden tener un doble significado.

Por otro lado, la mirada suele ser más fija, más penetrante. El mayor poder de seducción radica en la mirada. Incluso una mirada detenida y romántica, puede ser muy intensa y excitante y convertirse en sexual. Sin miedo a que vean que estamos mirando fijamente. Podemos incluso mirar sin decir nada, con pausas más prolongadas entre nuestras frases. Sin ocultar nuestros deseos. Con sonrisas que se abren y se cierran lentamente.

Sé romántico y protector

El romanticismo aumenta la tensión sexual. Enamorarnos nos hace sentir el más poderoso deseo. Muchas son las películas que hemos visto donde los protagonistas pasan de las miradas cómplices, las bromas y conversaciones espirituales a una explosión sexual iniciada por un super beso apasionado.

Y es que si hay una conexión emocional profunda, la sexualidad no verbal junto al sentimiento o lenguaje romántico son más que suficientes.

También te puede gustar:
Cómo excitar con palabras: Romanticismo y sexualidad

Mantén el misterio

¿Has notado también lo excitante que es no saber qué va a ocurrir? Saber que ambos sentimos algo pero no tenerlo del todo claro, hace que la comunicación no verbal transmita mucha más sexualidad.

En cuanto a la verbal, lo único cierto es que si no va acompañada de un sentimiento sexual profundo y un lenguaje no verbal sexualizador, apenas tiene fuerza, salvo que se trate de una comunicación escrita (WhatsApp, cartas, redes sociales…) donde nuestras palabras estimulan la imaginación ante la ausencia de imágenes reales.

—Creo que no voy a poder dejar de mirarte ni un instante. Me gustaría que pasáramos la noche en mi casa, vivo aquí cerca. Si te atreves claro… —Le dice el con total aplomo y seguridad, e incluso con un aire tenebroso y desafiante.

—Es muy pronto, acabamos de conocernos esta noche.

—¿Y no te parece que así es mucho más divertido? Tengo que advertirte, no estás tratando con un curita. Te quiero lo más cerca de mi posible, y cuanto antes.

A más de uno le asustarán ejemplos como este. A mi mismo me habría parecido esto algo fuerte. Pero si se dice este tipo de cosas habiendo demostrado anteriormente que se es alguien coherente y agradable. Con los pies en la tierra, y no el guarro salido de turno. Se puede ver cómo la excitación aumenta en los rostros.

Transmite tensión sexual desde el sentimiento interno

Sexualizar es un instinto natural que todos tenemos, pero debido a las vidas que llevamos dentro de nuestros contextos sociales, a menudo excesivamente racionales, nos cuesta desarrollar y sacar ese instinto. No es lo mismo ser un poeta que un ingeniero. Eso a todos nos queda claro.

No obstante, como hemos visto anteriormente en este artículo, si conseguimos sumergirnos en el instante presente y dejarnos llevar como si esa persona a la que queremos seducir fuese nuestra musa, podemos dejar que nazca esa energía. Nos pertenece. Solo está oculta tras las barreras de los pensamientos.

Así mismo, la práctica continua de la meditación y filosofías como en Tantrismo o la práctica del Yoga también son de ayuda, así como ejercicios físicos que en los hombres aumentan la testosterona en el organismo o la alimentación que llevemos.

Hábitos para aprender a sexualizar conversaciones

Para finalizar vamos a ver algunos hábitos entretenidos que te ayudarán a ser cada vez más sexual cuando seduces. Ya sea porque estás conociendo a alguien que quieres atraer, o porque te interese mejorar este aspecto en tu relaciones de pareja.

  1. Leer novelas eróticas: Las novelas al estilo de 50 sombras de Grey están cargadas de diálogos que a su vez narran los sentimientos del personaje. Su lectura es especialmente recomendable, sobre todo si pensamos sobre cómo podemos adaptar esas referencias de conversaciones a nuestro propio estilo y forma de ser.
  2. Leer en voz alta: La voz es de todos los rasgos del lenguaje no verbal el que más sexualidad transmite. Debemos ser capaces de modularla de forma realmente sexy. Para eso, lee en voz alta textos como poesía o novelas y juega con tu voz hasta que encuentres tu tono más provocador.
  3. Ver series o películas con personajes sexuales: Series como “Lucifer” o películas como “Los fantasmas de mi exnovias” tienen unos protagonistas muy sexuales que se enfocan al hedonismo y la seducción. También es frecuente de ver esto en las novelas, como por ejemplo “El cuerpo del deseo” donde Mario Cimarro exprime un gran potencial sexual.

Por último y como ya sabes, la práctica hace al maestro. Intenta ser más sexual y sexualizar la conversación cuando seduzcas. En discotecas es especialmente efectivo y acorde. También si ya tienes pareja puedes practicar con ella. Incluso durante el acto sexual se puede susurrar, mirar y tocar de forma más evocadora.

Puedes empezar con indirectas e ir subiendo progresivamente el volumen de tus sexualizaciones. También es bueno empezar por el lenguaje no verbal, especialmente mirando fijamente con seguridad (aunque sin pasarse, tampoco queremos parecer un bicho raro). Para las chicas es especialmente útil, la mirada nos dice a los chicos que tienen interés en nosotros. Así poco a poco te irás animando y haciéndolo cada vez mejor.

Por último, te invito a que le eches un vistazo a mi nuevo libro. En él encontrarás una guía para sexualizar tus conversaciones mucho más completa, con un capítulo entero dedicado a ello. Incluyendo multitud de ejemplos, consejos y filosofías actitudinales propicias para que crees tensión sexual de forma natural.

CAPTIVATE SENSATION

CAUTIVA SENSACIONES

En el fino roce de los cuerpos descubrimos la pasión por el vacío. Por el vagar de la mente hacia el todo y la nada. Todo al mismo tiempo. Descubriendo que el sexo no es solo placer, sino que es mucho más. Un deseo del que nunca podríamos escapar. Del que jamás quisimos escapar. Únicamente caer en el una y otra vez más. Abriendo nuestra Caja de Pandora hacia los deleites perdidos del tiempo.
#wearebrave
0/50 ratings

Related Posts

6 thoughts on “Seduce transmitiendo tensión sexual: Sexualizar conversaciones

  1. Elasa Patricia dice:

    Muy interesante el tema,muy profundo,se escudriña el verdadero sentido de una mujer y un hombre,aqui en Chile,no existen temas de conversación donde todos podamos escuchar,es sólo para unos pocos privilegiados,el resto nos hundimos en la ignorancia.Para uds Gracias Gracias

    1. DavidJungle dice:

      Muchas gracias Elasa, me alegro mucho de que te haya gustado!! Un saludo!

  2. Ms. Blunt dice:

    Es increíble que alguien pueda tragarse tanta basura. Hay gente para todo, y por eso entiendo que alguien la escriba. Pero que se crea que todxs queremos lo mismo es de una estupidez inmensa. “Filosofía” barata y vulgar, que pone como ejemplo de ideal las relaciones de pareja de las películas simplonas y vulgares de Hollywood, ¡qué aberrante! Seguramente el sueño dorado del Sr. Jungle es escribir una saga como “500 Sombras de Grey” -sarta de guarradas para un público caliente y poco pensante que quiere sentirse “atrevido”. Dele David, que esxs son lxs que sobran en el mundo, siga produciendo mierda y seguro logrará su best-seller.

    1. DavidJungle dice:

      Hola Ms. Blunt,
      Siento que no hayas interpetrado este artículo de la forma que pretendía transmitir. Jamás diré que todo el mundo quiere lo mismo, dudo que eso haya salido de mis dedos en forma de escritura.

      Lo que para mi si es evidente, es que los seres humanos tenemos necesidades de sexo y juego que forman parte de nuestras necesidades hedonistas. Al menos así lo he estudiado yo de estudios psicológicos, y vivido en mis experiencias. Quizás por eso libros como el que mencionas han tenido tanto éxito dentro de una sociedad que a lo largo de los años ha estado reprimida en temas sexuales.
      De cualquier forma, este articulo también contempla la creación de tensión sexual desde el romanticismo y el sentimiento, que intuyo es la forma con la que tu te sientes más identificado. Por otra parte, no escribo para un público, escribo lo que pienso y cada lector puede estar deacuerdo con algunas cosas y con otras no, partiendo de que las verdades absolutas no existen y que todos pensamos diferente, y no por eso hay que categorizar los pensamientos de otros como guarradas o poco pensantes. Siempre que juzgamos nos puede venir la pelota de vuelta, y cualquier pensamiento encorsetado y cerrado lleva a falta de conciencia. Cada uno forma su propio camino. Forma el tuyo a tu gusto y respeta el de los demás, esa es mi filosofia y no otra.
      Igualmente, muchas gracias por leerme y que disfrutes de feliz fin de semana. Un saludo!!!

      1. Alvaro dice:

        No importa David, tus artículos siempre me ponen a pensar y analizar muchos y distintos puntos de vistas, es interesante y procuro sacar para mi lo que más me llama la atención y me gusta, lo demás lo contemplo como otras formas de ver la vida; y ya que escriban personas resentidas o envidiosas, pienso yo que no hay que ponerles cuidado, ya que si estamos aquí es porque nos interesa.

  3. lore dice:

    Excelente!!.. Leerte, fue como escuchar mi instinto sexual “hablar”.. Extasiarme.. Siempre lo dije: La vida sin sexo, no es vida plena.. En la sexualidad se funde el ser humano, en plenitud.. 😊 .. Que sigan los éxitos!! (ah, con todo respeto…alta facha David 😍.. 😊) besos buen mozo.. 😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.