Cómo responder a un rechazo con sentido del humor

El rechazo o rechazo social es aquella situación que se produce cuando una persona es excluida, o poco atendida, de forma intencionada por otra persona o grupo de personas dentro una relación o interacción social.

En temas de rechazo todos hemos mordido el polvo alguna vez:

  • Bien porque ese chico o chica que nos gustaba en la discoteca nos ha mandado a freír monas con cierto sarcasmo. Nos da la espalda. Nos dice que tiene novio o novia. Y miles de motivos más.
  • Cuando nuestra pareja nos dice que no a tener sexo porque le duele la cabeza. ¡Pobrecita! Y todo el día sin quejarse.
  • El día que nuestro hermano nos dejó las moto que estaba en el taller y nos encontramos el garaje vacío.
  • Ese soñado viaje que llevamos un mes planeando para que luego nos digan que estamos solos en al aventura.
  • Cuando Pablo Iglesias le dijo a Pedro Sanchez que antes muerto que sencillo. Me refiero a cuando votó que no a su gobierno con Rivera. ¡Divertida historia!

Por millones de motivos podemos saborear el agrio sabor del rechazo. Pero si hay algo que endulza todas las penas en esta galaxia y en la de al lado (del resto no tengo conocimiento ahora, pero lo tendré…) es el sentido del humor.

Antes de nada, advertencia importante: Si eres de los que ante un rechazo se cabrea, baja la cabeza, o se va corriendo a contárselo a su mamá. Empieza a cambiar de actitud ya. No luego, ni mañana ni pasado. YA. Tu mamá ya ha tenido bastante misa. ¡Abre tu mente! Si prestas atención, ante el próximo rechazo que te digan en lugar de cabrearte pensarás: Espera, espera, que ahí va mi respuesta.

1. Sustituye rechazo por juego

Lo que quiero que hagas a partir de ahora es que busques en tu mente la palabra rechazo. RECHAZO. ¿La tienes? Bien, pues a partir de ahora sustitúyela por “EL JUEGO DEL RECHAZO”. Quiero que te olvides del rechazo y empieces a verlo como un juego.

Para mí que me sumerjo en la escritura de estas líneas, quizá sea el juego más divertido con el que me haya encontrado jamás. ¿Estás preparado para conocerlo? Bien, pues veamos como dentro de ese juego del rechazo, podemos responder con sentido del humor.

Pero antes de pasar al siguiente punto y ver mis ejemplos de rechazo amoroso, quiero que veas el efecto que causa el sentido del humor en un aspecto tan importante como la política. Donde la seriedad de los asuntos tratados es máxima. Es tal la magia del humor, que unas pocas bromas bien atinadas echan por tierra horas de discurso del oponente.

¿Sabías que la mente memoriza y asimila mejor la información con sentido del humor? Esto significa que lo que dices con humor, pesa más que lo que tu oponente dice con lógica.

2. Prepárate para hacer humor

Cuando tratamos con otras personas nuestros estados emocionales se transmiten. Si tu energía es positiva, porque quizás estás entusiasmado por algo o has tenido un buen día, notaras que el resto de personas te tratan con agrado.

Si tu energía es negativa, tus palabras por muy buenas que sean acaban perdiendo su efecto. Es decir, que cuanto más animado te sientas, más gracias podrás hacer.

Ante REPUESTAS DE ENERGÍA NEGATIVA o rechazos,
responde con ENERGÍA POSITIVA.

–Hola, ¿Qué tal?

–¿Tú que vienes a ligar? (RESPUESTA DE ENERGÍA NEGATIVA / RECHAZO)

–Joder… tienes mejor olfato que los perros de la policía. (RESPUESTA CON ENERGÍA POSITIVA / GESTIÓN DEL RECHAZO CON SENTIDO DEL HUMOR)

–¡Ja, ja, ja!

–Y por lo que veo tu sonrisa tampoco tiene nada que envidiarle a tu olfato ni a esos cánidos policiales.

–No suelo enseñar demasiado mi sonrisa a desconocidos. Soy más de enseñar los dientes. ¡Así que más te vale andar con ojo!

–Cada día me gustas más…

–Creo que acabas de conocerme, pero vamos, me lo tomaré como un cumplido. Soy Mónica.

–¡Yo soy David!

No existe rechazo para el que se siente feliz por dentro. Su energía positiva contagiará y apagará la energía negativa de la otra persona.

Si te insultan, sonríe. Y tranquilo, porque no quedarás como un tonto, sino todo lo contrario. Como alguien con una alta autoestima que no depende de la aprobación de los demás para sentirse orgulloso en su propia piel. Alguien que mira la vida como si se tratara la más grande de las fiestas.

3. ¿Te están rechazando a ti?

Un primer rechazo cuando ni siquiera nos conocen, no es más que un rechazo a nuestra primera imagen. Esa imagen cambia notablemente cuando empezamos a generar emociones positivas en la otra persona mediante el humor. Cuando demostramos que ese rechazo no nos afecta lo más mínimo y lo jugamos, comunicamos que somos personas alegres, divertidas y con alta autoestima. Pero sobre todo, alguien con quien lo pasarán en grande.

Empecemos a ver el rechazo como una oportunidad para demostrar quienes somos y qué emociones y sensaciones podemos trasmitir a las personas.

–¡Vete de aquí!

–¿Puedes repetirlo por favor? Me ha resultado muy sexy el ímpetu que le has puesto. Ha sonado hasta poético y me atrevería a decir que hasta melódico.

–¡Ja, ja, ja! No, con una vez es suficiente. Si estás sordo no es culpa mía.

–Me vuelvo un poco sordo ante los vestidos rojos, y el tuyo se ha llevado el premio a la sordera del año, aunque no le quitemos reconocimiento a la percha…

–¿Y qué premio se supone que es ese?

–Pues había pensado en regalar una oreja de oro gigante, pero se me salía de presupuesto y luego pensé… ¿a caso no soy lo suficientemente encantador como para ser suficiente premio?

–Pues no se yo, creo que está la cosa justita…

–Es la segunda vez que me acusan de falta de encanto. La primera fue un mono en un Zoo que me escupió. No se porqué lo hizo pero llevo ya 10 años preparando mi venganza.

–¡Ja, ja, ja!

Dentro del rechazo influyen muchas variables, y por eso que seamos persona empáticas y asertivas, y sepamos comprender a las otras personas, nos ayudarán a mantener nuestras emociones relajadas.

4. No pierdas de vista el objetivo

Cuando la otra persona agrede a nuestro yo, tenemos que ser capaces de controlar nuestros estados emocionales y preguntarnos: ¿Qué voy a ganar con mi respuesta? ¿Estaré más cerca de mi objetivo o más lejos?

Hay chicos que me han venido diciendo que las chicas les han rechazado con dureza y las ha puesto en su sitio. Ante un ataque de ellas, han respondido con un ataque. Mi pregunta de después ha sido:

  • ¿Eso te ha servido para que la atraigas más y podáis avanzar?
  • ¿Estás más cerca de follartela, de tener una relación con ella o de vivir una aventura que antes?

Obviamente, la respuesta es que no. El ego es una trampa. Si nos dejamos llegar por el ego, el juego termina. GAME OVER, estás fuera. A contárselo a mamá y la pobre ya no nos aguanta más.

¡Ojo! No digo que no haya que mandar a la mierda a alguien cuando de verdad se lo merezca, la libertad por encima de todo. Pero se seamos inteligentes y no perdamos de vista nuestra meta. En un entorno de seducción, ofenderse y responder con un ataque es la mejor forma de no pillar ni las migajas.

Por eso es tan importante saber responder a un rechazo con sentido de humor. Pues aunque te rechacen con dureza, en lugar de responder con un ataque, lo harás con ingenio y carisma. Con actitudes que realmente si te acerquen a conseguir lo que quieres. Un bálsamo capaz de inyectar una buena dosis de magia seductora en el ambiente que consiga revertir la situación.

5. Un juego de dos

En la seducción, contando desde que iniciamos la conversación, lo más habitual es que se rechace al que inicia la conversación. Que como todos sabemos, suele ser el hombre. Aunque poco a poco las chicas se van animando cada vez más.

Pero este rol de chica rechaza y chico responde, no solo se da en una interacción nueva a corto plazo. Si no incluso en relaciones estables a modo de JUEGO.

En la sociedad está muy extendido que el poder sexual es de la mujer, que los hombres quieren hacerlo a todas horas y las chicas ponen los límites. Pues bien, sea cierto o no este rol, tanto chicos como chicas podemos jugar a ese juego.

En realidad cada interacción es un mundo diferente con jardines de distintos colores. El juego del rechazo es de los dos, y los roles se irán cambiando. No hay estructura fija, incluso en las interacciones homosexuales el juego sigue siendo el mismo.

Así que sea quien sea quien rechace y quien gestione, lo importante es que lo disfrutes. No hay posiciones de debilidad.

–Hola, ¿Qué tal ha ido el trabajo hoy?

–Muy bien, creo que finalmente sí me van a ascender.

–Pues yo creo que hay que celebrarlo esta noche con fuegos artificiales altamente cargados de ímpetu sexual.

–¡Ja, ja,ja! Estoy muy cansada así que creo que va a tener que ser otro día. (Puede que sea cierto, o puede que sólo sea una forma de provocarnos para jugar)

–Insisto. El cura dijo en el altar que teníamos que proporcionarnos amor y sexo todos los días. No me gustaría que ese señor y Dios se enfadaran con nosotros por no cumplir nuestra promesa. (El chico comunica energía positiva, y cierto o no que esté cansada, esto puede hacer que la chica se anime y le apetezca hacerlo)

–¿Seguro que dijo lo del sexo? ¿No te lo estarás inventando?

–¡Jamás se me ocurriría! ¡Cito al cura palabra por palabra! ¡Y con buena letra!

 

RESUMIENDO

  1. Cambia “Rechazo” por “Juego del rechazo”. Empieza a ver el rechazo con optimismo. No como un ataque a tu “yo”, sino como una oportunidad para jugar. De esta forma demuestras alta autoestima y contagias estados positivos.
  2. Aunque no siempre, al principio la chica suele ser la que hace de rechazadora y el chico el que lo gestiona. Ella juega a rechazarnos y los chicos jugamos a darle la vuelta. Es un juego muy divertido, tanto cuando nos estamos conociendo por primera vez como para relaciones estables o incluso matrimonios.
  3. Deja de lado tu parte más racional y encuéntrate con tu parte más infantil y jugadora.
  4. Además de gestionar el rechazo con sentido del humor, también podemos hacerlo con tensión sexual. Aprende a Gestionar el rechazo con Tensión Sexual en este artículo: Gestión del rechazo con tensión sexual.
  5. Mejora tu sentido del humor, te explico como hacerlo en este artículo: Cómo mejorar tu sentido del humor.
 

Deja un comentario