Métodos y técnicas de seducción: qué son y cómo utilizarlos

Antes de empezar diré para quienes no me conozcan que empecé a estudiar seducción hace ya más de 10 años y utilicé estos métodos de seducción durante varios de esos años. Mi opinión no es de nadie externo que apenas se ha informado sobre el tema y se dispone a lanzar una opinión más o menos crítica.

Además como profesional del Marketing, me siento en disposición de dar una opinión profesional sobre este producto que surgió con la nueva industria de la seducción.

Los métodos de seducción son lo que en marketing conocemos como “dar tangibilidad a un producto” o lo que es lo mismo, hacer un producto definido de algo que no es un producto material. Para que un producto pueda venderse, este ha de ser definible y que genere un valor al consumidor. El arte de la seducción en sí no es un producto, pero un método de seducción basado en el “estudio de ese arte” sí lo es.

De este modo, lo que antes era concebido como un arte misterioso, complicado y que requiere de un alto nivel de inteligencia, los métodos de seducción se encargan de transformarlo en un producto a la venta, prometiendo que no tendrás que calentarte mucho la cabeza, sino que si se hace bien lo que ellos dicen, cualquier persona puede seducir a otra.

Esto es una mentira como una catedral (aunque si son útiles y veremos después como utilizarlos) y quienes venden esta clase de productos lo saben, no obstante también saben que la desesperación y/o la curiosidad (no creo que funcione, pero y si sí…), hace que se produzcan las ventas. Por otra parte los métodos de seducción pueden hacer mucho bien y aunque no sean capaces de cumplir lo que prometen, sí pueden llegar a ayudar bastante al principio.

¿Cómo se crea un método de seducción?

Un método de seducción, como tantos y tantos métodos para tantas cosas, se basa en las medias aritméticas.

Por ejemplo, de cada 100 chicas (el 100%), a 70 (el 70%) les gusta que las besen sólo cuando ya ha pasado X tiempo, y tienen la garantía de que el chico les gusta de verdad. Por tanto, el método se diseña en torno a esos porcentajes de medias en cada una de sus fases. Puede ser medido con un método estadístico, o a ojo por sus inventores que haciendo introspección detecten cómo les suele ir mejor cuando salen a ligar en diversas situaciones.

Ese 30% restante, en el caso del beso, es lo que llamamos un margen de error (e). Que sumado a los márgenes de error que conllevan las distintas medias del resto de fases de escalada (30%+30%+30%+30%+30%…), forman una probabilidad de error muy alta para el modelo, ya que vamos sumando los márgenes de error de cada fase o escalada.

Para justificar este margen de error los métodos de seducción hablan de calibraje, siendo el calibraje algo que sólo se puede obtener con mucha práctica y a base de prueba y error.

Después de crearlo llega la parte de venderlo, para lo que sus creadores cuentan cómo antes eran unos pardillos, pero tras un duro proceso de años y años de estudio y práctica idearon un método que hacía que cualquier pringado pudiera ligar en poco tiempo, ahorrándose años de sacrificio. Y puede que esta historia sea cierta, yo me las creo porque he pasado por algo parecido, pero no es el método lo que les hace ligar, es su superación a lo largo de todos esos años lo que les ha ayudado.

Sintetizar lo que hacen para que otro se lo empolle y lo haga no va a hacer que ese “pardillo” ligue, porque la tía cuando lo vea por mucho que diga lo mismo e intente actuar igual que el “gurú” le va a acabar calando que es un falso. Mentir a una mujer es muy difícil por razones biológicas en las que no entraremos en este artículo. Por tanto es el crecimiento real lo que acaba haciendo que una persona gane atractivo y mejore sus habilidades, no lo que haga en sí, pues forzándolo quedará poco natural y no se lo creerá nadie.

A esto se le suma la última moda, los muchos vídeos que se graban por la calle ligando que provocan admiración en los chavales que empiezan a querer ser como ellos, y que de nuevo achacan estos éxitos a la práctica del método.

Además para mantener vivos estos métodos y sus ventas sus autores no dejan de sacar técnicas y más técnicas y estrategias que podría hacer cualquiera en un momento dado con una chica usando su inteligencia y creatividad naturales.

Te lo anuncian con técnicas de marketing muy poderosas propias de la teletienda  y que se apoyan en las inseguridades del público objetivo, como podéis ver en esta foto.

tecnicas de seduccion final seduction evan cid

Beneficios de los métodos de seducción

Un método puede ayudar a muchos chicos desorientados y perdidos a entender los procesos habituales y lógicos de la seducción. Puede ayudar a comprender de forma general, cuáles son los pasos más comunes a llevar a cabo en las relaciones sociales con las chicas. Por eso, quienes empiezan a estudiar métodos y a llevarlos a la práctica, al principio les ayudan y mejoran, ya que pasan a comprender mucho mejor que antes el “cómo se liga”.

Además de los beneficios propios del aprendizaje, hay otros beneficios que acompañan a estos métodos. Hay personas que no hacen algo si no saben realmente como lo pueden hacer, esto les paso por miedo al fracaso, por lo que un método les motiva a actuar. Les sirve de punto de partida, aportándoles seguridad para entrar en acción pues ya tienen un mapa.

Otro gran beneficio, para mí el más importante sin lugar a dudas, es que atraídos por los métodos de seducción, pensando que estos van a ser como una píldora mágica que les va a ayudar a ligarse a cualquier chica o a aquellas de les gusta en ese momento, muchas personas inician un proceso de mejora real. Somos muchos los que empezamos intrigándonos por estos métodos, y finalmente los hemos abandonado por completo y hemos decidido mejorar en muchos ámbitos del desarrollo personal, por lo que pueden contagiar ese espíritu de superación y de lucha y que a muchas personas es difícil que les nazca por si solas.

Limitaciones de los métodos de seducción

Aunque como hemos dicho al principio se va experimentando una mejora sustancial por los motivos ya comentados, a la larga la mayoría de los seguidores de esto métodos acaban estancados y tienen que deshacerse de ellos para seguir mejorando. Conozco chicos que llevan años sin experimentar mejoría y siguen saliendo cada noche a poner en práctica el método una y otra vez para mejorar su calibraje. Si eres uno de ellos, ahora entenderás porque te ocurre esto.

Cada chica es un mundo, y si no es en una fase será en otra, pero tarde o temprano siguiendo a raja tabla los pasos de un método estructurado, hay muchas posibilidades de acabar entrando en esos márgenes de error que hemos comentado antes. Ni sus mismo autores los utilizan de esa forma. La seducción depende de la observación, vamos detectando o provocando necesidades emocionales y las vamos cubriendo.

Llega un momento en el que el método, algo que al principio te pudo ayudar, empieza a limitarte y a presentarse como un obstáculo a tu creatividad. A algunos incluso esas limitaciones hacen que el método les perjudique desde el principio. En mi caso empezar a leer estos métodos me supuso un paso atrás como persona seductora, ya que pasé de actuar libremente, a actuar condicionado y pensando en lo que tenía que hacer, perdiendo así mi naturalidad. En otras palabras, nos vuelven menos inteligentes pues en lugar de reflexionar, empezar a intentar recordar lo que hemos estudiado del método.

Si quieres seducir de una forma efectiva y con escaso margen de error, el método no puede proporcionártelo. Tu observación deberá ser tu propia guía, pues la vida siempre está en movimiento, y cualquier método está obsoleto. ¡Tú eres el método! No dejes que sean otros los que te impartan sus técnicas y estrategias. Tú puedes fluir con el momento y ser más efectivo que todo eso.

Otra de las principales desventajas de estos métodos, es que algunas enseñanzas sobre seducción que los han creado pueden contagiar una actitudes machistas, chulescas (que puede no ser la más apropiada para nosotros) o crear la necesidad de que hace falta follarse a muchas mujeres para ser exitoso. Cosas como, “no invites a una chica o estás siendo necesitado e inseguro” me las he encontrado mucho desde hace ya más de 10 años leyendo cosas de seducción.  ¿Entonces si Brad Pitt invita a una chica a cenar es un inseguro? No tiene ningún sentido. Es tu actitud y tu atractivo personal lo que enamora a una mujer.

A día de hoy yo hago lo que quiero sin preguntarme si así ligaré o no y ligo más que nunca. Los métodos de seducción te meten tanta información en la cabeza sobre que es lo que deberías o no deberías hacer que esa información te hace estar pensando continuamente. Y si estamos pendientes de pensar, si nuestra mente no se calla ni bajo del agua, es imposible que podamos fluir con el momento y ser creativos.

Los métodos de seducción también se comen nuestro tiempo, ya que ese tiempo que empleamos para llegar a aplicarlos perfectamente podríamos haber aprovechado en crecer de verdad.

Otra limitación viene del engaño que suponen tanto para nosotros mismos como para las chicas, ya que una vez dejes de utilizar el método porque el proceso haya acabado, puede que estés enamorado de esa chica y ahí es donde tendrás que desnudarte y ser tu mismo sin ninguna guía. Puedes acabar resultando un farsante y una decepción, pues lo que vendiste no era lo que tu eras en realidad.

Aprende a disfrutar de la vida y a comunicarte para despertar emociones, y olvídate de todos esos gurús que te dicen lo que tienes que hacer o no hacer para resultarles atractivo en situaciones concretas. ¡Tú eres el único que tienes que decir qué has de hacer! Porque eres el que de verdad está en tu situación, el que la está viviendo y sintiendo, y no existe método posible para una vida que fluye. Rechaza a aquellos que critican al sexo femenino, si lo hacen es porque no entienden a las mujeres y su psicología o arrastran frustraciones pasadas que no han sanado. O peor todavía, empatizan con las frustraciones de su público para sacarles la pasta.

Sé feliz, honesto, cariñoso, generoso, sexual, empático, asertivo. Genera emociones positivas y seducirás como nunca antes habías imaginado. Estamos aquí para aprender a amar y generar pasión, para mejorar y crecer y alcanzar nuestro verdadero yo y aumentar así nuestro atractivo. Todos los verdaderos seductores han sido grandes amantes y admiradores del sexo femenino. Rechaza las enseñanzas machistas y egocéntricas. Las mujeres no son objetos ni número en una agenda de conquistas.

¿Cómo utilizar los métodos de seducción?

Entonces, ¿los métodos sirven o no sirven para ligar? Usa los métodos y las técnicas que se enseñan como resumen. Como aprendizaje. Como inspiración. Aprende cuanto quieras de ellos, puedes usarlos como ayuda para entender, pero no intentes aplicarlos. Fluye, déjate llevar por tu observación y tu intuición.

No dejes que un método te limite. No dejes que un método cohíba tu libertad. Tú puedes ser creativo. Tú puedes seducir mucho mejor sin seguir las reglas o los pasos de otros. Aprende, sí, pero primero aprende a valorar tu libertad por encima de todo.

Cualquier método, ya sea de seducción o de cualquier otra cosa, como puede ser un método de ventas para un comercial, resta flexibilidad. El marketing cada vez va más dirigido a formar comerciales eficaces en torno a sus habilidades y a dejarlos libres, sin estructuras. Para la seducción y para la vida necesitamos ser flexibles. La libertad es el valor más importante, y todo lo que destruye nuestra libertad está equivocado.

Por tanto, aprende, llénate de conocimiento y de influencias que creas que son positivas, y actúa sin pensar. Déjate llevar y fluye con confianza en ti mismo. El análisis déjalo para los momentos de reflexión y meditación. Acéptate, disfruta de cada momento, y supérate cada día. Cuando un fracaso toque a tu puerta, exprime de él todo el aprendizaje que puedas, y sigue mirando hacia el presente y hacia el futuro con optimismo. ¡Está en tus manos vivir como tú quieras!

Deja un comentario