20 Frases para ligar y conquistar: 100% Probadas y cómo aplicarlas

Las frases para ligar son muy útiles cuando nos valemos de ellas para alimentar nuestra propia intuición. Siendo muy importante que evitemos memorizarlas de memoria, ya que al memorizarlas tu mente tendrá la tendencia de introducirlas dentro del contexto comunicativo de una forma muy forzada. ¡Incluso aunque no vengan a cuento!

Lo que más seduce no son las frases que dices, sino cómo las dices y qué transmites mientras lo haces.

Intenta quedarte con la esencia de estas frases para que te ayuden a mejorar tus diálogos y te permitan mejorar tu labia. De tal forma que sus actitudes te influyan a crear tus propias frases parecidas pero completamente nuevas, improvisadas en ese momento y adaptadas a tus conversaciones de forma natural mientras estás hablando con alguien.

Cuando estamos seduciendo a una persona nunca podemos olvidar que a lo que más tenemos que hacer caso es a las emociones, no al mensaje. Observando los sentimientos que hay detrás de ella en ese justo momento, lo que está pasando entre los dos y las energías que navegan por nuestro interior. Relacionando todo eso con nuestras formas de pensar y nuestras experiencias vividas. Pudiendo así adaptar estas frases y todo lo que aprendas a tu propio estilo natural.

4 frases para enamorar con tu ingenio

Nunca olvides tu jovialidad en casa. Nada es más efectivo para seducir que el buen sentido del humor.
¡Quédate con la esencia estas frases y empieza a contagiar esa fiesta que baila en tu interior!

i love you

—¡Tenemos dos opciones! O aceptamos ya que nos amamos y empezamos a comernos a besos como locos, o lo vamos dejando para dentro de 5 minutos. Y no sé tu madre, pero la mía me dijo que nunca dejara para luego lo que deseara hacer ahora.

Utiliza la frase hecha «tenemos dos opciones» en tus diálogos y expón dos opciones que te favorezcan claramente. Cuanto más exageradas sean y más evidente sea que lo que dices lo dices por propia conveniencia, mejor. Lo importante aquí no es que nuestros argumentos la convenzan, sino que nuestro sentido del humor la seduzca.

—Si llego a saber que vestido/a así no ibas a decirme nada en toda la noche, casi que me hubiese puesto otra cosa.

Empezar una conversación con buen sentido del humor hace que se disparen nuestra garantías; llamando la atención de la otra persona e incentivándola a prologar la conversación. Pudiendo ser muy útil una frase como esta cuando estamos en un bar y tenemos a una persona que nos gusta al lado durante un buen rato sin que hayamos dicho nada.

—No te mereces mis besos. Pienso negártelos hasta el fin de los tiempos o al menos hasta que se me olvide que te lo he dicho, y que sepas que a mi nunca se me olvida nada. Bueno y a todo esto, ¿de qué estábamos hablando?

Un recurso muy habitual para comunicarnos con sentido del humor es utilizar la exageración para defender una hipótesis que acto seguido acabamos echando por tierra. Buscando el desconcierto de la otra persona para que se ría. Incorporando dosis de seducción y juego siempre que hablemos de cualquier tipo de avance físico.

—Imagínate lo bien que lo podríamos pasar si me dijeras de vernos este sábado. Yo es que no quiero ni pensarlo…

Podemos utilizar el sentido del humor para realizar propuestas siendo coquetos, como por ejemplo para pedir una cita por WhatsApp, intentando salirnos de lo común. De esta forma hay muchas más probabilidades de que nos digan que sí, ya que nos aseguramos que la otra persona esté de mejor humor.

4 frases para ligar creando tensión sexual

Saber crear tensión sexual en nuestras conversaciones es lo que marca la diferencia entre ligar o tan solo caer bien.
¡Siente la energía sexual revolotear por tu interior y déjala salir para provocar excitación!

—Yo no sé si es pronto o tarde, solo me importa que nos sintamos cómodos. Solo sé que me encanta dejarme llevar y ahora mismo iría contigo donde fuera. Seguramente a algún lugar donde solo chocaran nuestras respiraciones y las de nadie más.

En esta frase utilizamos la palabra «solo» como palanca para construir el devenir de la misma para focalizar la atención de la otra persona «solo» en lo que está sucediendo entre los dos. Siendo estas palancas muy útiles a animarnos a hablar aunque no sepamos muy bien que decir. Únicamente empezar a hablar y dejar que la pasión que sentimos construya las frases.

—Te atreves a besarme o piensas protegerte en esa actitud de falsa seguridad.

Cuando buscamos crear tensión sexual a menudo puede ser muy interesante provocar a la otra persona con pequeños ataques dichos lentamente y a susurros. Como si acariciáramos sus oídos con nuestras palabras al tiempo que mostramos una gran confianza en nosotros mismos mientras ella queda cada vez más vulnerable y expuesta a nuestros encantos.

—Para mi el sexo es una forma de sentir y de conocer a la otra persona. No es solo una cuestión de placer, sino de dejarse envolver por la intimidad del otro.

Es importante saber hablar de sexo y darle un sentido más allá del de la dulce exploración de los cuerpos. Mencionando su parte espiritual para que la otra persona vea que no nos interesa tener sexo con ella solo por su físico, sino por un deseo de conocerla más intensamente.

—Me lo estás poniendo muy difícil para no imaginarte completamente desnuda ahora mismo. Quizá perdiéndonos entre el roce de nuestra piel. Sonriéndome nerviosa como lo has estado haciendo toda la noche. Liberando el nudo de nuestros deseos, sintiéndonos por dentro…

La narrativa erótica es muy eficaz cuando ya tenemos garantizado el interés de la otra persona pero necesitamos un impulso de tensión sexual mucho mayor para que la aventura acabe en sexo. Siendo muy útiles este tipo de frases para hacerla imaginase teniendo sexo con nosotros de una forma sutil, elegante y provocadora. Incorporando además estas frases que hemos visto algunas sugestiones para que la narrativa sea mucho más vívida y potente.

Ambos recursos los encontrarás explicados en profundidad en el último capítulo de mi libro Despierta belleza.

4 frases para elogiar como un maestro

Necesitamos aprender a elogiar a los demás sin que por ello piensen que solo buscamos recibir algo a cambio.
¡Haz elogios realistas y genuinos que puedas decir sutilmente!

pareja sonriendo

—Debe haber toda una primavera cargada de flores y de luz en esos labios. No lo sé, pero pasa algo muy interesante en esa zona.

Puedes utilizar la poesía para ligar y valerte de ella para formular frases más creativas. Simplemente cuando lo hagas intenta adaptar tu lenguaje no verbal al contexto. Por ejemplo, imagina la frase anterior dicíendosela a una chica o a un chica en una discoteca, utilizando un tono y expresiones que evoquen un leve sentido del humor a la vez que serenidad y sexualidad. Date cuenta como ese toque de jovialidad y humor en la expresión hace que una frase que pudiera parecer cursi acabe siendo muy excitante.

—Me encanta tu mirada, es muy intensa. Como si me arrastrara de los pelos ¿sabes? Así es muy difícil no venir a hablar contigo.

Otra forma de empezar una conversación es elogiar un rasgo físico concreto de la persona que nos gusta. Mucho mejor que decirle que es muy guapa o atractiva, ya que eso sería elogiarla de una forma muy general. Causando una mayor efecto concentrarnos en algo muy concreto como su mirada, movimientos o algún gesto que nos haya llamado la atención. Siendo muy eficaz decirle el efecto emocional que nos ha causada (como si me arrastrara de los pelos).

—¿Sabes qué es lo que más me gusta de ti? Esa sonrisa y la energía que contagias con ella. De hecho tengo que darte las gracias porque hasta ahora estaba teniendo una semana bastante problemas y estás consiguiendo que de todos ellos, ya ninguno importe nada.

A veces hay gestos que nos encantan de la otra persona pero nos limitamos a decir simplemente que nos gustan. En este último ejemplo no es así. Primero llamamos su atención con una pregunta hacia algo muy concreto: únicamente un rasgo (lo que más nos gusta). Y acto seguido, con toda su atención, comentamos ese rasgo enfatizando más en el efecto que genera en nosotros que en el propio rasgo en sí. Siendo este tipo de elogios cargados de comunicación emocional ideales para buscar esa conexión emocional que nos una.

—Verás, llevo un rato mirándote y quería acercarme a decirte qué es lo que más me gusta de ti, pero la verdad es que no consigo decidirme. Probablemente que quedaría con esa energía desbordante que consigues contagiar en todas tus amigas, pero luego pienso en tus labios y ya no lo tengo tan claro…

Una forma de empezar una conversación elogiando es comunicar un rasgo de su personalidad que estemos percibiendo por un lago, y por el otro un rasgo físico que transmita una dirección más sexual. De esta forma, como expongo en el modelo de comunicación emocional de mi libro Despierta belleza, cubrimos al mismo tiempo sus necesidades de apoyo, aceptación y sexo. O dicho de otra forma: buscamos crear una conexión a nivel emocional y sexual en un mismo golpe. Pudiendo bajar la tensión con una broma posterior si la entrada queda demasiado intensa, como por ejemplo, continuando el ejemplo anterior: aunque viendo saltar a tus amigas, casi que por solidaridad a ellas y para no aguarles la fiesta, me quedo con tu energía.

4 frases para conectar emocionalmente

No podemos enamorar a alguien si no sabemos encontrar vínculos emocionales que nos una bajo un aura de romanticismo.
¡Dale importancia a lo que está pasando entre los dos y deja tu huella en su corazón!

—Yo prefiero que sea el ahora, el momento presente, lo que nos lleve a hacer lo que nuestros corazones y nuestros sentimientos nos pidan. Me da igual conocer a alguien desde hace un hora que desde hace 6 meses. Lo importante es que me sienta conectado a esa persona, y eso es lo que siento ahora mismo contigo.

Este tipo de frases son muy útiles cuando la otra persona está empeñada a postergar las cosas. Como por ejemplo cuando le proponemos ir a nuestra casa con fines sexuales, pero nos dice que es demasiado pronto. Ya que si de verdad le hemos gustado, la mejor forma de motivarla a que se deje llevar es hablarle de nuestra pasión por vivir ese ahora sin miramientos y hasta las últimas consecuencias para que ella quiera hacerlo también. Dándole más importancia a lo que se está sintiendo y a lo que el cuerpo y nuestras almas nos piden, que a las circunstancias externas que engloban la interacción o a las posibles consecuencias del mañana.

—Me pone un poco nervioso hablar contigo. Siento como si tuviese que encontrar una fórmula lo suficientemente precisa como para conocerte sin equivocarme, pero a su vez, sintiendo que serán nuestras equivocaciones las que más nos unan.

En frases como estas buscamos transmitir un contraste poético entre esa cuerda que nos empuja a buscar la perfección y el evitar equivocarnos, para posteriormente dar el mensaje de que amamos esos sentimientos que hacen que sentimos una realidad más intensa dentro de su propia imperfección. Para lo que es vital decir estos mensajes con cierto nerviosismo contenido que transmita esa vulnerabilidad que provoca que el momento se vuelva tan especial.

—Mientras me sigas mirando con esa profundidad y continúes haciéndome vibrar así, no necesito que ocurra nada más.

Aplicar condicionales es otro recurso muy productivo para crear frases creativas y emocionales. En este ejemplo el condicional es mientras, a partir del cual arrancamos para comunicarle lo que estamos sintiendo, dándole más poder a esos sentimientos que a lo que vaya o no a pasar entre los dos. Ideal esto para liberar a la otra persona de presiones como respuesta a las típicas frases y sus derivados que nos dicen que no va a pasar nada:

  • Yo no me acuesto con un chico la primera noche.
  • Necesito tiempo para confiar en alguien y no me gusta liarme con una persona a las primeras de cambio.
  • Etc, etc, etc.

—Me gusta que tengamos nuestras diferencias. Siempre he pensado que de alguien igual que tú no se puede aprender nada, incluso te puedes aburrir. Pero contigo siento que siempre tendremos algo que aportarnos.

Si nos concentramos en encontrar la utilidad de cualquier cosa, la acabamos hallando. Por eso para seducir es importante tener una visión entusiasta y positiva de la vida que nos lleve a contar con frases que nos ayuden a despertar cualquier duda que pueda separarnos del otro.

4 frases para seducir con ideas y actitudes

Nuestras creencias, ideas, actitud y en definitiva, nuestra forma de pensar y de ver la vida es lo que más le dirá a la otra persona cómo somos en realidad.
Haz introspección y empieza a hablar de lo que más atractivo te hace; utilizándolo para gestionar situaciones simplemente hablando de ti.

—Personalmente no me importa cómo deberían o no deberían ser las cosas. Intento que mi vida no esté dominada por las imposiciones sociales. Todas nuestras percepciones de lo correcto o lo incorrecto están distorsionadas. En mi opinión, solo necesitamos libertad y visualizar un cielo cargado de estrellas para que vivamos a través de ese yo espontáneo que es realmente invencible y creativo. Y mientras nos sintamos así, todo lo demás es secundario…

Frases como estas hacen que la percepción de nuestro atractivo personal se dispare a través del misticismo escondido entre lo profundo de nuestro lado más espiritual. Rompiendo de lleno con las típicas respuestas habituales que se suelen dar en multitud de contextos derivados del rechazo en los que os dicen cómo deberían ser las cosas, para otorgarle de nuevo, un valor más profundo los sentimientos que gobiernan en nuestro momento presente.

—Me gusta sentir que cada momento es nuevo y que yo no soy más que la energía que pongo en cada cosa que hago y vivo. No me importa lo que otros opinen.  Ni siquiera tiendo a generarme opiniones sobre mi mismo. No busco ser perfecto ni pretendo darle a nadie una imagen de idealismo que no es real. No lo sé, pero de alguna forma desde que pienso así, he sentido como si la vida me abriera las puertas hacia todas las aventuras que propone.

Cuando hablamos de nosotros mismos transmitiendo este tipo de filosofía de vida. Pudiendo no solo acabar resultando muy atractivos, sino que además incentivamos a la otra persona a que deje atrás su pasado y las opiniones externas para concentrarse en lo que tiene delante: nosotros. Algo crucial para poder seducir a personas que han tenido relaciones pasadas en las que han sufrido o que arrastran ciertos sentimientos de culpabilidad y problemas procedentes de ese pasado que nos les permiten fluir.

—Si algo no me gusta, intento que me guste. La vida me ha demostrado que por más recelo que le tengamos a las cosas que desconocemos o no se nos den bien, si intentamos mirar hacia su lado bello, lo acabamos descubriendo. Nos acabamos descubriendo. Todo esconde una gran belleza y puede ser considerado como arte, solo hay que focalizarse en encontrarla para que nuestra mente nos permita deslumbrarnos con ella.

Es importante que cuando hablamos de nosotros mismos utilicemos frases que contagien una visión entusiasta de la vida. Sobretodo ante sus dificultades o lo que no nos gusta, pues de lo que el resto más carecen. Todos sentimos una gran motivación hacia aquello que nos apasiona, pero ¿cuándo encontramos a alguien que nos contagie de esa pasión hacia lo que incluso a priori no nos gusta o nos está haciendo sufrir? De hecho, casi todos hemos vivido circunstancias así que sin duda podéis acabar hablando. Como por ejemplo que esa otra persona te acabe contando cómo el deporte no le gustaba nada, pero un día se apuntó al gimnasio para perder unos cuantos kilos y ahora le encanta.

—Creo firmemente que el cielo está aquí junto a nosotros. En todos esos momentos en lo que nos proporcionamos sentimientos agradables y nos olvidamos a estar continuamente enfrentándonos a los demás.

Transmitir la idea de que siempre vamos a estar dispuestos a aportar buenas sensaciones alejándonos de patrones psicológicos tóxicos es muy útil para seducir. Teniendo en cuenta que vivimos en una sociedad bastante conflictiva, siempre nos te verán más como una posible pareja futura si ven que eres capaz de gestionar tus emociones a favor de una relación sana y satisfactoria.

brave jungle

Abandónate al flujo de los sentidos y siente cómo la naturaleza te protege. Toda ansiedad surge de una estado mental de continuas idas y venidas. Haz que depositar toda tu atención en el momento presente sea la única terapia que necesites. Esa que hará que todo a tu alrededor cobre un mayor significado abriéndote a un mundo cargado de experiencias.

¡Suscríbete a la newsletter!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *