Más placer y duración en el sexo: 8 consejos

¡Haz el amor y no la guerra! Sumerjámonos en ese océano de places que el amor y el sexo nos suministrarán sin recelo. ¡Dejémonos arrastrar con valentía por las sensaciones del acto sexual!

En estos consejos combinamos las enseñanzas más “picantes” propias de esta sociedad hipersexualizada en la que hoy vivimos, con las más transcendentales y espirituales como el sexo tántrico, buscando así una unión practicable para el gran público entre el sexo más salvaje y desenfrenado junto al sexo más puramente emocional y sentimental.

¿Objetivo de estos consejos?

Gozar de unas relaciones sexuales sumamente placenteras en un equilibrio de contrastes, donde lo sexual y espiritual se unen para amplificar nuestras emociones y lo que sentimos por nuestra pareja. Ya sea porque:

  • Disfrutáis de una relación estable y no os conformáis con tener sexo puramente convencional o mediocre o simplemente bueno. ¡Siempre se pueden probar cosas nuevas para mejorar!
  • Queréis documentaros de cara a estar más preparados para cuando llegue esa persona especial con la que queréis tener sexo.
  • Disfrutar más del sexo ocasional en relaciones puramente sexuales sin largos plazos de por medio. Es decir, mejorar el sexo esporádico en relaciones puramente sexuales.

1. Estimula cuerpo, mente y espíritu

estimular-sexo

Para estimular los sentidos de tu pareja deberás tener en cuenta tanto su mente como su cuerpo, incluso su espíritu. Una persona puede tener un orgasmo sin siquiera tocarla, únicamente con imágenes excitantes paseando por su mente que la evoquen a dejarse arrastrar por los sentidos.

La mente tiene una gran fuerza, es el principal órgano sexual, y la misma caricia al mismo que susurramos algo al oído a nuestra pareja, puede estremecer el cuerpo de la otra persona hasta límites insospechados.

Por tanto deja de pensar en que el sexo va de qué se hace, y empieza a pensar en qué se hace, qué se dice, qué se siente, y qué se transmite.

“Tu cuerpo desnudo sobre ese baúl con tantas espinas, que rozan tu piel pulcra y morbosa, rasgan tus senos firmes y deja la marca del llanto, tus labios rojos escrupulosos, tus ojos llenos de locura y perdición, tu vientre terso que declara tu independencia como mujer, como flor, como vida, como pájaro.

Mujer con espíritu dulce y sanguinario como la inocencia de los pensamientos esculpidos de tus pies, los que detuvieron su paso en este suelo que ya no se condensará jamás.”

Poema. (Fuente: tubreveespacio.com)

2. Los preliminares también son sexo

¿Vamos directamente al grano? ¡Sin preliminares te lo diré! Si no usas preliminares o tiendes a saltártelos, nunca has hecho el amor, o al menos no lo has hecho bien. Puede que hayas tenido sexo, pero ese sexo tiene que ser una consecuencia de unos preliminares que nunca acaban. ¿He dicho nunca? Sí… eso parece. Pero lo vuelvo a decir, no vaya a ser que nos liemos.

¡Los preliminares nunca acaban!

La mayor parte de las mujeres tienen problemas para llegar al orgasmo sólo con la penetración. Un sexo placentero y duradero necesita de la variedad y de la estimulación constante de nuestro cuerpo, sentidos y emociones. No podemos limitarnos únicamente a la penetración y esperar que así se sucedan los orgasmos.

3. Hacer el amor no se propone, se provoca

procovar-sexo

– Cariño, vamos a tener sexo esta noche.

– Es que no me apetece mucho, me duele un poco la cabeza.

Hacer el amor no es firmar un contrato. ¿Lo hacemos? Venga vale, o… no me apetece. ¿Eso qué coño es? Dicen algunos que la confianza da asco, pero el problema no es la confianza, el problema es que abandonamos el camino de la seducción y empezamos a ver las relaciones sentimentales como si fuesen relaciones laborales.

Esta sociedad se vuelva tan sumamente racional que a veces no somos capaces de distinguir a nuestro compañero de trabajo de nuestro compañero/a sexual.

¿Te queda mucho para terminar con tu informe? ¿Te queda mucho para correrte? Por amor del cielo. Si quieres que tu pareja llegue a un orgasmo y a otro y a otro, estimula sus sentidos hasta el punto de que no pueda resistirse ni un segundo más sin soltar toda la energía que lleva dentro y desplomarse sobre ti. ¡Eso es seducción! No se propone, se estimula y sucede. ¡Nunca abandones el juego!

4. No existe una meta

¿Por qué quieres hacer mejor el amor? Contesta a esta pregunta. Si la respuesta es que quieres es conseguir más orgasmos en tu chica (esto si eres chico claro), de nuevo estamos mal encaminados. Los orgasmos deben ser una consecuencia de un disfrute y una pasión tan intensa que necesitan ser liberados. Deberás olvidarte del orgasmo y concentrarte en la estimulación de los sentidos en cada momento.

¡Tener un orgasmo no es un objetivo, es una consecuencia!

A muchas chicas también les ocurre que están tan pendientes de correrse (seguramente porque han tenido dificultades en el pasado, o porque el chico la ha presionado) que están continuamente pensando en llegar y su mente se lo impide. Ya he dicho que la mente tiene un grandísimo poder en el sexo, por lo que iremos incentivando una serie de actitudes favorables de cara a que tus relaciones sexuales mejoren.

5. La felicidad y el gozo son contagiosos

felicidad-sexo

¡Es imposible hacer gozar a otra persona sin disfrutar primero uno mismo! Uno de los mayores errores que se cometen en las relaciones sexuales es mantener la atención en que la otra persona disfrute, mientras que esa continua atención nos está impidiendo a nosotros disfrutar del sexo. Para hacer que ese chico o chica que te gusta disfrute del sexo contigo, lo primero que deberás asumir es que tú eres quien tiene que dar ejemplo.

Una de las cosas que más nos excitan es ver disfrutar a nuestra pareja. Esto hace que nosotros nos relajemos y disfrutemos más también. Si estamos continuamente pensativos y preocupados sobre si la otra persona está disfrutando o no, sólo conseguiremos lo opuesto. Si la otra persona detecta que nos estamos sacrificando para hacerla disfrutar, su excitación caerá en picado. Intenta relajarte y disfrutar al máximo del placer que el sexo te da y la otra persona se contagiará. Recuerda también que la mejor forma de hacer feliz a los demás es siendo feliz uno mismo.

No me preguntes si soy feliz, sólo demuéstrame que tu lo eres conmigo.

6. Sé consciente de tus actos y olvídate de todo lo demás

La mayoría de las veces las personas funcionamos en piloto automático. Si estás acostumbrado a ir a un lugar por un camino, intenta cambiar esa rutina y empieza a ir por un camino diferente. Seguramente te pasará que sin darte cuenta tengas que dar la vuelta muchas veces pues automáticamente habrás ido por el camino al que estabas acostumbrado. Eso nos pasa cuando no somos conscientes de lo que hacemos. De igual modo cuando hacemos el amor este hecho nos puede hacer incurrir en una pérdida de sensibilidad. Sería algo así como comer sin saborear, o tocar a alguien sin sentirlo.

En el plano sexual tenemos que dejar nuestros pensamientos a un lado y concentrarnos en los estímulos que percibimos. Debemos adentrarnos totalmente en él. El roce entre los cuerpos, cada caricia, cada mirada, cada sonrisa, cada gesto… Si somos conscientes de todos estos actos y nos mostramos sensibles a las sensaciones que nos generan, el sexo se vuelve un acto de realización espiritual, tal como una meditación. Por tanto, olvídate de repasar la lista de la compra o lo chulo que está el último modelo de la casa Ferrari, y céntrate en la magia del momento sexual.

Al comer o al beber, vuélvete el sabor de la comida, satisfácete.
(Tantra, Quinto sutra)

7. El mayor pecado es la represión

libertad-sexo

A lo largo de miles de años al ser humano se le ha dado a pensar que el sexo es pecado. Hay personas que reciben presión desde sus familias o círculos cercanos o religiosos que condenan el sexo como acto de placer y gozo. Estas corrientes religiosas que condenan el sexo como acto de “deleite pecador” siempre han promovido el sacrificio como vía espiritual.

El sexo no es malo ni pecaminoso, somos las personas quienes lo miramos de una perspectiva o de otra. El sexo es parte de nuestra naturaleza. Y dicho sea de paso, una de las partes más bellas, pues es la que nos da la vida. En la actualidad ya apenas condenamos el sexo abiertamente, aunque insconscientemente la cosa no está tan clara.

El sexo es un acto de gran belleza que la vida nos ofrece que nos pueden llevar hacia una verdadera unión espiritual con otra persona, y es responsabilidad de cada uno de nosotros desprendernos de esos condicionamientos pasados que no son para nada beneficiosos, de cara a poder disfrutar y dejarnos llevar cada vez más cuando hagamos en amor.

Para ello te recomiendo que leas algún libro sobre Tantra, un filosofía realmente fascinante. A mi me encantó este: Tantra de OSHO.

8. Evita ejercer presión “lógica” sobre tu pareja

Antes de iniciar el acto sexual deberemos tener en cuenta el estado de ánimo de nuestra pareja. Puede que a nosotros nos apetezca mucho hacerlo, y como vimos en un consejo anterior, en lugar de proponerlo, lo estimulemos.

No obstante habrá situaciones en las que ni siquiera provocando los deseos de la otra persona mediante la seducción, esté en un estado anímico proclive para el acto sexual. En este caso es recomendable aceptarlo y dejarlo pasar antes de ejercer una presión excesiva, pues si la otra persona detecta que sólo la provocamos para satisfacer nuestros intereses en ese momento, podemos resultar egoístas y hacer que el deseo sexual disminuya tanto para ese como para futuros encuentros sexuales.

Quizá te interese:

Cómo excitar con la palabras: Romanticismo y Sexualidad

Seducir para generar una conexión intensa

La libertad de experimentar el goce sexual es un derecho que te da la naturaleza. Disfruta del sexo en todos sus exponentes. ¡No te reprimas! ¡Haz volar a la otra persona! Experimenta y haz que el mundo se desvanezca a vuestro alrededor. Con respeto, amor y gratitud por cada sensación.

© BRAVE JUNGLE.

#BeBrave #DavidJungle

#Cautiva #ConPasión

¡Suscríbete a Be Brave!

 

2 replies on “Más placer y duración en el sexo: 8 consejos

  • CONSUELO

    ME ENCANTA, DAVID….TU FILOSOFIA Y TU ENTREGA EN TODO LO QUE HACES….PERO EN LO QUE MÁS, EN TU ENORME CAPACIDAD DE SEDUCCIÓN Y ENERGIA SENSUAL Y SEXUAL QUE EMITES…..QUE MARAVILLA DE PERSONA Y DE HOMBRE ERES¡¡¡…AUNQUE SÉ QUE LO SABES…SÓLO DE ESTA FORMA PUEDES LLEGAR A ACARICIAR EL ALMA DE LAS PERSONAS…COMO TÚ LO HACES…GRACIAS POR ESTE ARTICULO…QUE HA PROVOCADO MUCHA VIDA EN MI….

    Responder
  • Óscar

    Fenomenal artículo David! Me ha encantado y lo he disfrutado. Osho me fascina, pero este ebook que recomiendas aún no lo he leído, así que apuntado ;).
    Abrazo!

    Responder

Deja un comentario