Cómo conseguir citas sin ligar por WhatsApp

¿Sigues calentándote la cabeza porque esa chica o chico que te gusta no te contesta o tarda mucho en contestar al WhatsApp? ¿Pasas semanas y semanas hablando pero al proponer una cita se echa para atrás?

En estos días que corren el uso del WhatsApp se ha vuelto cada vez más imprescindible para ligar. En esta web encontrarás algunos artículos muy útiles para aumentar tus habilidades por WhatsApp.

No obstante, hoy veremos si podemos limitar su uso y porque sería conveniente hacerlo. Así que si no se te da muy bien ligar por WhastApp, presta mucha atención. Pues aquí tendrás todas las claves para evitar su uso y aún así conseguir citas.

¿Es imprescindible usar el WhatsApp para ligar?

No, no es imprescindible. Únicamente necesitas hacerte con una buena máquina del tiempo que te lleve al pasado. Así os aseguro que podréis evitarlo perfectamente.

¿A día de hoy se puede evitar completamente? Francamente lo dudo. Y si conocéis a una sola chica que no tenga WhatsApp en su móvil… Os recomiendo encarecidamente que le pidáis matrimonio en mi nombre.

Y es que no sólo es muy difícil evitarlo, sino que a día de hoy ha conseguido sustituir a las llamadas. Donde con nuestra voz podíamos conseguir comunicarnos de una forma mucho más eficiente. Pero no todo son malas noticias. Ligar por WhatsApp se convierte en algo apasionante cuando le pillas el truco. Pero vayamos al objeto de este artículo.

¿Por qué es interesante limitar el uso del WhatsApp para ligar?

Cuando intentamos seducir a alguien a través de nuestro fantástico Smartphone, tenemos que tener en consideración varios factores claves:

No sabes el estado emocional de la persona con la que estás hablando

Imagínate que vives en Burgos. Has tenido un día duro de trabajo y vuelves a casa andado con -10 grados centígrados. El coche te deja tirado, llamas a la grúa, y tras volver a casa te das cuenta de que la calefacción ha decidido ponerse a estudiar magisterio y no pega ni chapa.

Lo normal en esta situación es que no tuvieras ganas de saludarle ni a tu madre. Pero de repente una persona que ha tenido un día estupendo empieza a hablarte por WhatsApp. Mientras, tu único objetivo en la vida en ese momento es ver la buenísima película española que están echando por la 2. ¿Resultado? O no contestas, o contestas brevemente e intentas quitártela de encima cuanto antes.

Se pierde la comunicación no verbal y podemos dar lugar a malentendidos

Al ligar por WhatsApp únicamente contamos con palabras. Y aunque los emoticonos son útiles, siempre podemos acabar metiendo la gamba y dando a entender algo distinto a lo que queríamos. Un ejemplo podría ser el uso del humor sarcástico o irónico. O simplemente que durante una conversación normal parezca que estamos de mal humor cuando no es así.

No sabemos la disponibilidad de la otra persona

Puede que en ese momento la otra persona esté salvando a un bebé en lo alto de un edificio en llamas y no puede contestarte aunque quiera. O puede que simplemente esté viendo un serie en Netflix y sólo mira el WhatsApp de vez en cuando pero no le apetezca hablar. Aquí las posibilidades son infinitas.

Antiguamente cuando usábamos el messenger esto ocurría menos, pues uno entraba principalmente para hablar. No obstante, el WhatsApp está siempre funcionando. Tenemos que entender que no siempre van a estar en el momento, lugar, ni estado emocional adecuado para mantener una conversación cuando nosotros queremos.

Pereza 

No a todo el mundo le gusta conocer gente nueva a través del WhatsApp. Esto lleva mucho tiempo, pues la comunicación es muy superficial dadas sus limitaciones. Por tanto, nos podemos pasar semanas sin llegar a ganar una confianza realmente fuerte.

Muchas veces, aunque una persona nos haya parecido atractiva, no estamos dispuestos a invertir esta cantidad de tiempo en alguien por el que no sentimos ya alguna conexión.

Faltas de ortografía y creatividad

Aunque os parezca una tontería, las faltas de ortografía o expresarse mal nos puede restar mucha atracción de cara a la otra persona. Contar con una buena labia y temas de conversación es vital para mantener la atención.

Competencia y experiencias previas de la otra persona al ligar por WhatsApp

Imagina que empezamos a hablar con una persona a la que al mismo tiempo le están tirando la caña por WhatsApp diez más. Además, la mayoría de estas son más pesados que el plomo. Inconscientemente nos puede llevar a catalogarnos como uno más.

Por esto se hace bastante difícil que nos pueda prestar una atención positiva, sin correr el riesgo de que nos evalúe como otro pesado que está coladito por sus huesos. En el cara a cara esto no pasa, porque contamos con el lenguaje no verbal. Pero sólo con palabras es muy fácil que nos malinterpreten y nos asocien con los otros pesados de turno.

Por todos estos motivos, nos puede pasar que la persona a la que queremos ligarnos nos haga el mismo caso que a su madre cuando le dice que estudie. O en el caso de hacernos caso, lo haga mediante respuestas breves y tardías.

 

¿Cómo conseguir una cita sin apenas usar el WhatsApp?

Para concretar una cita, que entiendo es el objetivo del uso del WhatsApp para ligar. Es imprescindible haber conseguido forjar una confianza y atracción lo suficientemente fuertes para resistir el paso del tiempo desde que os conocéis, hasta que volvéis a veros. Por tanto el cómo lo hagamos en el cara a cara, es lo que nos va a hacer conseguir esa cita sin tener que estar invirtiendo demasiado tiempo delante del teléfono.

A continuación veremos una estructura definida sobre lo que tenéis que hacer para pasar del primer encuentro, a esa preciada cita sin apenas tocar vuestro móvil. Obviamente, esto es válido si ha habido encuentro previo. Si hemos conocido a esa otra persona directamente en las redes, no nos quedará más remedio que concertar esa cita a través de WhatsApp. Para ello tienes este otro artículo:

Cómo pedir una cita por WhatsApp o redes sociales

Dicho esto, nos basaremos en 3 puntos fundamentales que llevaremos a cabo en nuestro encuentro presencial.

Invierte tiempo en el juego presencial

Si conoces a una persona nueva en la calle, discoteca o donde sea, cuanto más tiempo consigas estar con ella y más conexión y tensión generes, más posibilidades tendrás de seguir conociéndola cuanto antes y evitar esas tediosas semanas de WhatsApp.

Nosotros podemos sentir que la persona que tenemos delante se siente muy agusto con nosotros, pero si no le dedicamos el tiempo suficiente, al cabo de unas horas apenas le dará importancia a lo que ha pasado. Pillar teléfonos rápidos indiscriminadamente es la receta perfecta para tener largos quebraderos de cabeza y pasarse horas intentado ligar por WhatsApp. Como decían nuestras Madres, no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.

Llévate la situación al aquí y al ahora

en ese mismo momento presencial, proponle ya una cita. Las chicas, y también los chicos, solemos valorar mucho a una persona que es natural y que vive en el presente. Que se deja llevar por los encantos de la otra persona. Demuestra que tienes las cosas claras, que vives en el presente, y que cuando te gusta una persona y la quieres conocer vas a por ella. Aunque cuidado, esto no significa que al mismo tiempo no seamos pacientes y sepamos esperar.

Gestiona sus posibles objeciones y proporciónale información

Las principales objeciones que puede tener una chica es no sentirse segura ante tu actitud en la cita, y el no saber qué es lo que vais a hacer. Por lo que le comunicaremos que no le vamos a presionar y cuándo y a dónde queremos llevarla, así como qué vamos a hacer allí (si es un sitio público y no depende de que la llevemos en nuestro coche mejor).

Veamos pues un ejemplo detallado y explicado para entenderlo mejor

Damos un porqué a vernos cuanto antes

El: María, desde que nos hemos conocido no hemos parado de mirarnos y de reírnos juntos. Me siento muy a gusto estando contigo y me gustaría que volviéramos a vernos.
Ella: Sí, yo también estoy muy a gusto contigo. Eres muy simpático.
El: ¿Qué te parecería si mañana domingo compartimos un café que nos despeje un poquito la resaca, y poco a poco nos vamos conociendo más?
Ella: ¿Mañana? ¿Un poco precipitado no?
El: Sí, bueno… puede resultar precipitado, pero sinceramente creo que eres una chica que puede gustarme bastante y creo que yo te puedo gustar mucho a ti. Además tampoco soy mucho de conocer a nadie especial por WhatsApp. Se hace muy tedioso y no se llega a extraer realmente la esencia de la otra persona.
Ella: Sí, la verdad es que a mí tampoco me gusta demasiado el WhatsApp. El: Además, con los guapos que somos sería un sacrilegio no disfrutar de nuestras bellezas cara a cara y tener que estar mirando una foto diminuta. Por no mencionar ese escote y esos pantaloncitos ajustados que tanto estoy disfrutando esta noche.
Ella: Jajajaja, si me estás sugiriendo que me vista provocativa para nuestra cita de mañana no vas muy bien encaminado…
El: veo que no se te escapa una ehhh. Bueno dame tu número y mañana después de comer te mando un WhatsApp y concretamos una hora.

Si te dice que no, aporta más seguridad

Si vemos titubea o se muestra un poco reticente a darnos en móvil, tendremos que hacerla sentir más segura como vimos en los puntos anteriores y veremos en el siguiente ejemplo.

El: No te preocupes, María, que no vamos a hacer nada que no quieras. Puede que incluso acabemos siendo los mejores amigos del mundo sin que pase nada más. Pienso llevarte a una cafetería muy mona del centro, se llama X, no sé si la conoces pero hacen un cappuccino sensacionales.

De esta forma conseguimos liberarla de la presión de ir a la cita pensando que tú vas a presionarla para que ocurra. A priori, ella no sabe si quiere que ocurra porque todavía no te conoce lo suficiente. Esto puede pasar incluso si la hemos besado. Al día siguiente su estado emocional habrá cambiado. Por lo que es conveniente que no se sienta presionada a que pase nada por acudir a la cita.

En cuanto a lo de hablar libremente de ser sólo amigos es algo muy efectivo. Aunque se pueda temer que podamos acabar siendo sólo amigos, esto demuestra que no estamos desesperados y que no nos tiene conquistados. Le hacemos entender que nos gusta, pero que al mismo tiempo puede dejar de hacerlo si no cumple con nuestras expectativas .  Y podemos ir más lejos aun diciendo algo como:

El: De todas formas si mañana no sigues interesada pues… no contestes y ya está jajaja

Con este tipo de frase (dichas con humor, pues de otra forma podemos parecer inseguros), además estamos mostrando que aunque queremos quedar con ella, no tenemos necesidad, y que si no quiere conocernos no vamos a ser pesados.

Resumiendo…

1. Narramos lo que está pasando entre los dos, dando así un porque a la proposición de una cita.

2. Le proponemos la cita aprovechado su estado favorable, y le comunicamos porque es mejor seguir conociéndose en persona que a través del WhatsApp.

3. La hacemos sentir segura a la vez que nos mostramos poco necesitados.

La cita se la podemos proponer al día siguiente, esa misma noche/tarde, o incluso podemos postergarlo a durante esa semana o al fin de semana siguiente. Cuanto antes la consigamos menos tiempo tendremos que dedicarle al WhatsApp en el trascurso de tiempo que ocurre desde el día en que la conocemos hasta el momento de la cita.

Espero que te haya gustado este pequeño truco. De todas formas, como sabes ligar por WhatsApp se ha convertido en algo casi imprescindible para conocer chicos o chicas que nos gusten. Sobre todo si son tímidos y prefieren conocerse primero en la distancia.

Para ello, te traigo mi más extensa y detallada guía sobre cómo ligar por WhatsApp:

Cómo ligar por WhastApp: Guía

También puede interesar:
Cómo empezar una conversación por WhatsApp

#BeBrave #DavidJungle

¡Suscríbete a Be Brave!

 

Deja un comentario