Cómo pedir una cita por whatsapp y redes sociales

Reconozco las limitaciones de mi memoria cuando digo que no me acuerdo de cuantísimos chicos y chicas me han preguntado esto:

¿Cómo le propongo que tengamos una cita a través del WhastApp? ¿Qué hago para quedar con esta chica?

Aunque hay otra pregunta que pasea de la mano junto a estas como si de una parejita de enamorados se tratara:

¿Cuándo le propongo una cita por WhastApp?

Pues bien, sea a través de WhatsApp, el chat de Facebook, Telegram, Meetics, Instagram, o cualquiera de esa infinidad de redes sociales que nos inundan con sus moloneríos particulares y nos mantienen despiertos a altas horas de la noche, vamos ya a dar respuesta en este artículo a ese cómo y a ese cuándo debemos proponer la codiciada cita.

¿Después de cuánto tiempo hablando le propongo la cita?

Pues según la constitución española de 1812 (19 de Marzo para ser exactos), no existe un tiempo fijo exacto aunque a muchos les cueste creerlo.

Cada chiquito y chiquita del planeta tierra es diferente, y por tanto hay personas a las que les cuesta más y personas a las que les cuesta menos ganar confianza y sentir cómodos para dar el paso hacia la primera cita. O segunda…

Esto también depende de nuestro contacto previo con esa persona. Si ya hemos estado hablando en persona con ella durante horas en nuestro contacto anterior, será menos reticente a avanzar hacia una cita los dos solos que si la conociste durante 10 minutos y le pediste su teléfono. Si directamente la hemos conocido a través de alguna red social, todavía la cosa se suele complicar más. Aunque como he dicho, no hay ninguna norma. El único riesgo es no intentarlo.

La paciencia es la madre de la ciencia

¿La mejor forma de evitar la tentación es caer en ella? Pues sí y no. En tema de citas es conveniente no caer en esa tentación de precipitarse si no veamos que la conversación o conversaciones vía WhatsApp son fluidas y animadas.

Y es que es de lógica pensar que si vía WhatsApp la cosa no marcha, en una cita y con los nervios a la que esta suele acompañar la cosa puede ir a peor. Sobre todo si no la conocíamos en persona previamente.

Como antítesis tengo que decir que a veces la paciencia no es lo mejor, y en el caso de que solicitemos la cita pronto, siempre podemos seguir hablando con esa persona y volver a pedírsela más tarde. En mi caso muchas veces he propuesto una cita antes de tiempo esperando que la rechazaran. Hay chicas que les gusta rechazar para no parecer fáciles, entonces a la primera proposición suelen decir siempre que no. Previniendo esto solía pedir citas bastante pronto para que las rechazaran y cuando se la pidiera de segundas ya con más confianza contestasen que si.

Ejemplo creativo pedir cita por WhatsApp 1:

—¿Te das cuenta de que te he pedido una cita ya 4 veces? Según las últimas investigaciones la media de rechazos antes de dar un si definitivo es de 5. Así que cuidado, a ver si vamos a pasarnos y nos van a llamar la atención.
—Jajajaja. Conmigo hay que ser muy paciente.
—Ya veo ya. Con lo buen impaciente que soy yo viendo esos labios rojos fuego en esa mini foto de WhatsApp.
—Jaja, ¿te gustan?
—Si, aunque tienes que reconocer que tenerlos en frente ofrece muchas más posibilidades.
—Mmmmm, ¿y qué posibilidades son esas?
—Se me ocurren varias, pero es mejor dejar margen a la curiosidad y no matar el misterio, ¿no crees?
—¿Es una trampa para que finalmente te diga que si a esa cita?
—Si, una trampa en la que de buen gusto estoy seguro que a los dos nos va a gustar caer.

Gestiona los rechazos

Si las conversaciones son fluidas y hay buen rollito, ¿qué más nos da que nos digan que no? Si todo parece ir bien, el rechazo no es ni más ni menos que las vías del tren en el que vamos subidos hacía la estación del éxito. Hay que ser comprensivos y comprensivas e intentar pensar de forma positiva.

Muchas veces esos rechazos nos comunican muchas cosas y nos marcan el camino a seguir, por lo que tenemos que estar atentos y atentas a los entresijos de la comunicación. Puede que un “no puedo”, sea de verdad un “no puedo”, o realmente sea un “todavía no sé si me gustas lo suficiente como para quedar contigo, pero de momento vas por buen camino”, o un “todavía no tengo la suficiente confianza para sentirme segura/o teniendo una cita contigo”. Identifica que es lo que la otra persona necesita para gustarle más o sentirse más cómoda o atraída contigo, y procura proporcionárselo. Así la próxima vez estarás más cerca del si.

Para entrenar más tus habilidades para gestionar el rechazo, puedes echar un vistazo a mi guía: Cómo actuar y qué decir cuando te rechazan.

Observa, observa y observa

Como dijo Dani Rovira en uno de sus famosos monólogos: “Un consejo. Observar. Ese es el consejo”.

Si vemos que la persona con la que estamos hablando contesta poco, con la misma simpatía que Adolf Hitler, y encima tarde, por mucho que nos guste, hay que asumir que nos está dando largas y si le proponemos una cita el NO rotundo está más que asegurado.

¿Esto significa que no podamos ganarnos su interés? Para nada, si ese chico o chica que nos gusta al principio nos da largas, eso no significa que no podamos acabar cambiando la situación poco a poco gracias a nuestras entretenidísimas conversaciones super divertidas, ingeniosas o sexuales.

En fin, que vamos a tener que demostrarle cuánto molamos. Eso sí, intenta no hacer cosas incongruentes con lo que está pasando. Pero aquí ya nos estamos metiendo en el cómo pedir la cita, así que sigamos…

¿Cómo le proponemos la cita?

Como dicen los niñitos y niñitas pequeñas con tono juguetón… ¿Y por qué?

Las citas se proponen con un porqué que justifique el que queramos acercarnos a la otra persona. Como estoy seguro de que no te apetecerá pensar mucho, y a mí me pillas con ganas, te voy a poner unos ejemplos:

-Porque nos sentimos muy bien hablando y lo pasamos pipa contándonos nuestros chismes.

-Debido a que percibo que hemos conectado

-Porque hay un rollito muy sexual entre nosotros (que os ponéis el uno al otro vaya…)

-Debido a que ambos somos personas muy aventureras y no necesitamos estar hasta tiempos del holocausto universal para vernos en persona (si hemos hablando poco por WhatsApp)

-Porque llevamos mucho tiempo hablando ya que cojones… ya va tocando verse

-Debido a que me caes muy bien, aunque solo como amigos ehhhh, solo quedamos para hablar y pasar un buen rato (mentira, le vas a tirar los trastos y lo sabes)

Bien, tenemos claro que para proponer una cita ya sea vía WhatsApp, o redes sociales, hace falta que algo justifique ese acercamiento. Tenemos ese porqué, que bien se lo podemos dar nosotros, o ni siquiera hace falta verbalizarlo (vamos que se nota en el ambiente que aquí hay química). ¿Qué nos falta?, saber cómo comunicarlo de una forma adecuada…

¿Cómo le pido la cita?

Para proponer la cita podemos usar miles de formas distintas. No obstante, si algo está claro, es que la forma de pedírsela deberá estar adecuada al contexto. ¿Contexto? Si, has leído bien. Veámoslo con ejemplos:

Imaginemos que eres un chico (si eres una lectora, y si eres un lector pues eso, eres chico y chimpum), te encanta la política y estás hablando con una chica muy culta (aunque un poco seria) que también le gusta la política. Lleváis varios días hablando sobre temas de rigor intelectual. Cómo querías pedirle un cita y crear una conexión romántica, también te has molestado en ir cualificándola y sexualizando la conversación en momentos puntuales (si no sabes cómo hacer pincha en los enlaces). Entonces en medio debate sobre política le sueltas dando tu porqué:

—Sabes una cosa. Me he dado cuenta de que me encanta hablar contigo. Me lo paso muy bien y me río mucho. Eres muy divertida. Estoy impaciente por vernos en persona.

Mentiroooosoooo, ¿Qué coño va a ser divertida? ¿De verdad te puedes reír con temas de política? Pues lo normal es que no, así que la acabas de pifiar. Ese porqué no está adecuado al contexto de ese momento. Pero vamos a darte una nueva oportunidad, ahora lo que le dices es:

—Me resulta increíble lo entretenido que me siento contigo para estar hablando de temas tan serios. ¿Ya te he dicho que me vuelve loco lo cultas que eres? Si ya te lo he dicho te lo vuelvo a repetir. Por si acaso quedaban dudas. Ahora que lo que si me encantaría es decírtelo en persona este fin de semana. Quién sabe, igual acabamos fundando un partido político juntos y nos hacemos con el control del país.

Sé que este último ejemplo es algo largo, pues está soltado del tirón y en una conversación por WhatsApp se puede ir diciendo lo mismo mientras se interactúa. Pero fíjate como aquí si hay un porqué adecuado al contexto. Pero no solo eso, sino que además cumple con los otros dos pasos importantes que deberán estar presentes en todas tus proposiciones de cita a partir de ahora. Veámoslos.

Creatividad y sentido del humor

Si propones una cita de una forma creativa y con sentido del humor, las posibilidades de que te digan que si se multiplican (según la OCD, Organización Mundial del Comercio, aproximadamente x5).

El humor además de aumentar nuestras probabilidades de recibir una respuesta afirmativa, nos ayuda a gestionar mejor un posible rechazo.

Ejemplo creativo pedir cita por WhatsApp 2:

—Bueno, creo que es de buen caballero mantener la palabra que se da a una bella doncella como vos.
—Jajaja, ¿y qué palabra es esa?
—Esa cita que te dije el otro día que podíamos tener, y en la que particularmente creo que lo pasaríamos de cine. Yo al menos me pienso llevar las palomitas jajaja.
—Jejeje, no se, este fin de semana estoy bastante liada con unos trabajos que tengo que hacer.
—Pues entonces vas a tener que desenredarte. Para ser efectivo hay que estar despejado…
—¿Y me vas a ayudar a despejarme no?
—Estoy casi tan convencido como Hitler en su época en todas esas guerras que montó. Lo único que yo soy más de repartir amor y sonrisas.
—Jajaja, bueno ya lo iremos viendo.
—Perfecto, como no quiero ser pesado podemos hacer lo siguiente. En lugar de preguntarte cada 5 minutos que es lo que haría normalmente, te voy a preguntar cada día que hablemos de aquí al fin de semana. Así hasta que me digas que si y tengamos el mejor encuentro hombre mujer que se haya dado en la faz de la tierra.
—Jajajaja, me parece una buena idea.
—¡Trato hecho entonces!

¿Qué pasa si la creatividad y el sentido del humor no son lo tuyo? Pues una de dos, o la desarrollas o asumes que tus posibilidades de éxito van a ser inferiores y ya está. Veamos un ejemplo esta vez para como si fuésemos chicas.

“David, llevo exactamente unos 5 minutos y 34 segundos esperando a que me propongas tomar un café este sábado. ¿Me vas a hacer esperar mucho más?”

En este ejemplo la chica en lugar de proponerle la cita directamente, le da el rol a él, lo que lo convierte en una proposición creativa y con su toque de humor junto a decirle el tiempo exacto.

Si quieres mejorar tu labia para comunicarte de una forma más creativa, divertida o sexual, puedes mirar mi guía: El don de la labia.

Elige el momento exacto para pedir la cita

Por último tenemos que proponer la cita en un momento en el que sea adecuado. Si estamos a lunes, proponer una cita para domingo quizá no sea la mejor opción, de aquí allá a saber… pero algo más importante aún es en qué momento de esa conversación.

La mejor opción para proponer una cita es hacerlo en un momento en el que ya llevéis un rato hablando por WhatsApp y durante una conversación entretenida o juguetona. Algunos chicos me pasan ejemplos como este:

—Hola, ¿qué tal?
—Biennn, acabo de llegar de la universidad. Pufff, vaya día estoy reventada. ¿tú qué tal?
—Muy bien, aquí haciendo unas cosillas. ¿Quieres que nos veamos este fin de semana?
—Pues no voy a poder, llevo un lío con los exámenes (luego es posible que ni exámenes ni nada, se ha ido de jarana con las amigas. O no, o se ha quedado estudiando. Nunca se sabe…)

La cuestión está en que se ve claramente que ha hablado con ella para proponerle la cita, y no que la proposición de cita ha surgido debido a lo bien que lo estáis pasando hablando juntos.

El estado de ánimo de una persona es determinante ante decidirse por un sí o un no, por lo que tu tendrás que encargarte de que cuando vayas a proponerle por WhatsApp esa cita, lo hagas en un momento en el que lo estéis pasando chachi piruleta, así el porqué estará implícito (hay mandanga).

Obviamente si ya hemos quedado varias veces con esa persona y hay confianza, no hará falta hacer esto, pero si es muy importante para las primeras citas.

Si quieres saber más sobre cómo ligar por WhatsApp, échale un vistazo a mi guía completa de más de 7000 palabras totalmente gratis:

Cómo ligar por WhatsApp con la conversación

#BeBrave #DavidJungle

¡Suscríbete al blog Be Brave!

 

Deja un comentario