Cómo desarrollar el sentido del humor

¿Qué sería la vida sin el sentido del humor? Desde luego sería algo muy diferente y aburrido. Si existe una música celestial para nuestro oídos, sin duda es la risa. Un buen sentido del humor, además de ser un gran medidor de la inteligencia, trasmite emociones positivas y felicidad en los demás, siendo así el humor la mejor de las droga en el arte de seducir y cautivar.

La risa es una emoción muy positiva que podemos generar en todo el mundo. Un buen sentido del humor y la habilidad de hacer reír a otros aumentará nuestro atractivo seguramente más que cualquier otra cosa.

¿Pero una persona que no es graciosa puede llegar a serlo?

El sentido del humor, o habilidad para hacer reír a otros, chispa, ingenio o cómo queráis llamarlo, como cualquier otra cualidad magnética se puede desarrollar y mejorar.

Pregúntale a cualquier monologuista de fama si cuando era más gracioso, cuando empezó a hacer monólogos o ahora. O mejor todavía, busca en YouTube sus primeros monólogos y compáralos con los últimos. ¿Una clara prueba de que se puede desarrollar verdad?

Vale, me has convencido, pero…

¿Cuánto tiempo me va a llevar mejorar mi sentido del humor?

Todos tenemos las capacidades innatas de ser creativos, únicamente nuestros condicionamientos y creencias son diferentes, o dicho de otra forma, hemos tenido distintas fuentes de influencia.

¿Quién puede ser más gracioso el hijo de un gran humorista, o el hijo de un matemático que es muy serio? Obviamente, si en tu familia siempre ha habido muy “buen rollo”, desde pequeñito has tenido una mejor influencia de cara a ser más gracioso y tener un mejor humor. Por tanto, lo que ahora mismo tienes que pensar no es cuanto tiempo vas a tardar, si no desde que bases partes.

Si ya eres gracioso, puedes mejorar y llegar a serlo mucho más poco a poco. Y cuanto menos lo seas, también estás de enhorabuena, pues siempre que se parten desde unas bases malas, pequeñas mejorías serán grandes pasos y marcarán una gran diferencia en tus relaciones. ¿Imaginas ya que dirá la gente cuando te vea mucho siendo mucho más divertido que antes?

Y ahora sí, ¿cómo podemos mejorar nuestro sentido del humor?

El primer paso es adoptar nuevos hábitos que sean capaces de influenciarte positivamente e ir destapando esa creatividad humorística que llevas dentro. Podemos destacar estos:

Ver monólogos o series de humor: esta es quizá la forma más rápida de conseguirlo, pues conectamos al mismo tiempo nuestro canal visual y nuestro canal auditivo.

Fíjate bien en el énfasis y en las pausas que utilizar los distintos humoristas. Observa como se expresan, y sobre todo, mantén tu atención en como saltan de un tema a otro usando los hilos conversaciones (los veremos más adelante en este artículo).

Leer libros que destaquen por la “chispa” de sus personajes: existen muchas novelas, biografías o incluso libros de humor, chistes, etc, que nos pueden servir de cara a que se nos vaya iluminando la bombilla.

De nuevo aquí presta atención a cómo el humor busca impactar con las palabras, y el efecto que tiene sobre la risa esas respuestas inesperadas.

Rodearte de personas graciosas: siempre que nos rodeemos de personas graciosas que mantienen las bromas y el humor en todo momento, sentiremos como vamos adoptando partes de su personalidad.

Las personas con buen humor consiguen embrujarnos de su influencia. Ábrete a ellas sin envidias y déjalas que te envenen poco a poco.

Aumenta tu vocabulario: si tienes un vocabulario amplio y rico conseguirás que tu soltura al hablar sea mucho más fluida, y por tanto te costará menos navegar por tu creatividad, ya que el tiempo de reacción será menor.

Las fuentes de influencia antes mencionadas te serán útiles, no obstante hay vías más efectivas para mejorar nuestro léxico. Leer poesía es mi preferida, y para mi una de las más efectivas. No obstante cualquier lectura creativa puede ayudarte, así com contar con un diccionario de sinónimos, o simplemente estar atento a nuevas palabras que antes no utilizabas para incorporarlas.

Date tiempo y se constante, y tus fuentes de influencia mejorarán tu humor

Estos nuevos hábitos van a ayudarte a mejorar tu sentido del humor de forma natural e interna. Es decir, formarán parte de ti y de tu personalidad sin tener que sobreactuar, llevar bromas aprendidas de casa o caer en la imitación.

No obstante, como todos los cambios verdaderos, lleva su tiempo. Mi consejo es que todos las días (a mi me gusta hacer por las noches antes de dormir), te acostumbres como mínimo a dedicarle media hora o una desarrollo de alguno de esos hábitos o varios. De esta forma quizá te levantarás todo los días siendo alrededor de un 1% o un 3%  más gracioso de lo que te acostaste la noche anterior. ¿Es genial verdad?

Déjate ir a tu ritmo

El segundo paso consiste en ir practicándolo de forma relajada, y la mejor forma de hacerlo, es dejarse llevar. Tienes que ser paciente y, habiendo adoptado estos nuevos hábitos, no forzar la nueva habilidad que estás obteniendo.

Si piensas constantemente es ser gracioso, tu creatividad bajará y tus miedos se amplificarán.

No te obsesiones con llegar a la meta antes de tiempo. El humor dentro de las relaciones sociales es muy espontáneo, si nos obsesionamos con ser más graciosos nuestra mente nos empezará a distraer y no nos permitirá sacar a flote nuestra creatividad.

Vive en el presente y disfrútalo, y cuando llegue el momento de la acción fluirás de forma natural.

Presta una atención consciente en el ahora. Cuando te relaciones con las demás personas, sal de tu mente y permanece atento a lo que ocurre a tu alrededor y a aquello que hacen o dicen los demás. Recuerda que nuestros miedos sólo son mentales, si prestamos atención al exterior y salimos de nuestros pensamientos, la creatividad fluye.

Mejorar tu sentido del humor y tu labia gracias a la observación y los hilos conversacionales

Utilizaremos los hilos conversacionales para encontrar asociaciones de palabras y temas de conversación como si fuesen telas de araña.

Observar el texto para tirar de hilos que generen humor

El texto no es ni más ni menos que los que escuchamos que nos están diciendo, o aquello que nosotros mismos decimos.

Cualquier palabra puede acabar llevando a otra con un significado aparentemente muy diferente. Veamos un par de ejemplos:

  • A mi también me encantan los perros, son tan felices ahí moviendo el rabito. Me recuerdan mucho a mi mismo cuando mantengo relaciones sexuales. Felicidad y mover el rabito, ¿que más se puede pedir?

En este ejemplo podemos tirar de la palabra PERROS, si por ejemplo estamos hablando de lo mucho que nos gustan los perros, y asociarla con felicidad y mover el rabito, para posteriormente llevarla a primera persona desde un punto de vista sexual que llame la atención.

  • Ayer me leí un libro de autoayuda y creo que deberían prohibirlo. No es justo que le espíen a uno por las esquinas para acabar vendiendo mi inteligencia por tan solo 10 euros.

En este otro ejemplo estaríamos utilizando el humor arrogante, algo controvertido en muchas ocasiones pero muy eficaz en otras. Asociamos leer un libro, con que han estado espiando nuestra inteligencia para escribirlo.

Observando el contexto para generar humor

El contexto es el conjunto de circunstancias que se producen alrededor de un hecho. Si nos encontramos con alguien en un bar, el contesto será todo lo que envuelve ese encuentro (la decoración del bar, la gente y lo que hace, camareros, etc).

Si por ejemplo, a un camarero se le cae una copa y tú has estado atento o atenta al contexto, podrás decir algo como:

  • No os preocupéis, es el primo de Casillas. Viene de familia.

Aprovechando un segundo contexto y usando algo de actualidad para hacer humor (mal juego del portero Casillas en sus últimos partidos).

Observando a las personas para generar humor

Sin duda la otra persona, o personas con las que estamos conversando, son una gran fuente de información que nos ayudará a saber que decir y a tener más labia. La ropa, los gestos, qué es lo están haciendo, etc.

  • Me encanta lo generosa que eres cuando de verdad te lo propones. Me haces sentir más especial que Doraemon a Novita. Cada vez que te pido algo sacas un no de tu bolsillo infinito.

En este caso usamos la ironía y la exageración, ambas muy usadas por las personas con gran sentido del humor, para ridiculizar simpáticamente que alguien no nos de algo.

Humor contigo mismo

Dicen que reírse de uno mismo es señal de inteligencia y de alta autoestima. No obstante, además de eso, es una de las formas más sencillas de hacer reír a los demás. El único problema estaría en pasarse o rediculizarse a uno mismo en puntos controvertidos de la personalidad, donde podríamos acabar siendo objeto de burla. Pero con pequeñas dosis, es muy recomendable este tipo de humor.

  • Me encanta dejarme los estudios de un examen siempre para el último día. Siempre me ha parecido una gran prueba de que por muchas hostias que me de seguiré siendo igual de imbécil. ¡Nada ni nadie consigue cambiar!

En este ejemplo tiramos de sarcasmo para hacer un burla irónica de nosotros mismos.

  • La gente muchas veces piensa que voy borracho cuando no he bebido ni una gota, pero la verdad es que me gusta tan poco la gente borracha, que necesito emborracharme para no darme cuenta de su espantoso y deplorable estado.

Aquí estamos asociándonos con un estado espantoso y deplorable. Lo inesperado que es criticar a la gente y luego meternos a nosotros mismos como pioneros de ese mismo saco, siempre ha tenido su gracia.

#FilosofíaWJ #DavidJungle

#Disfruta #Comunicando #Cautiva #ConAtractivo

Si te ha gustado este artículo, compártelo pulsando en los botones de las redes sociales y así me estarás ayudando a que esta filosofía llegue cada vez más lejos. También puedes dejar tu comentario.

© Welcome Jungle.
Nos esperes que la alegría te provenga desde el exterior. La alegría es una actitud que puedes incentivar desde tu interior. ¡Sonríe siempre! Lánzate a la búsqueda del lado divertido. Todo tiene un lado divertido, por aguafiestas que nos pueda parecer al principio. Busca alegría y diversión, al final la encontrarás pases por donde pases.

¡Suscríbete a la Filosofía WJ!

2 replies on “Cómo desarrollar el sentido del humor

  • CONSUELO

    EXCELENTE ARTICULO, UNA VEZ MÁS, DAVID¡¡¡. Y COMO SIEMPRE, TOTALMENTE DE ACUERDO CONTIGO….SIN SENTIDO DEL HUMOR LA VIDA PIERDE MUUUUCHO SENTIDO……EN MI TRABAJO ME LLAMAN ” LA ALEGRIA DE LA HUERTA” Y ESO ME HACE MUY FELIZ¡¡¡. GRACIAS DAVID POR SEGUIR COMPARTIENDO TU SABIDURIA E INGENIO…ERES UN SOL QUE ILUMINA, PROPORCIONA CALOR E IMPULSA LA VIDA¡¡¡¡ UN ABRAZOOOOO

    Responder

Deja un comentario