Si no disfrutáramos, nada tendría sentido. Y a menudo cuanto más nos superamos más preparados y valientes nos volvemos para conseguirlo. Vive sumergido en tu presente, disfruta de cada instante. Cada sensación. Incluso de los momentos de trabajo duro. Disfruta comunicando y experimentando.