La vida es un jungla. Una constante de emociones que vienen y van. Sensaciones que vuelan en el aire. A veces nos golpea sumergiéndonos en todo su caos. Otros veces ese caos es tan maravilloso que nos embarcamos alegres hacia la deriva. Sea como sea, sé valiente. Ama la naturaleza en todas sus manifestaciones, y disfruta con lo que encuentres. No existe freno para los soñadores.